Gallegos en La Palma: «Temos medo a que o volcán volva rebentar por outro sitio»

X.R. A., S. G., y M. L. REDACCIÓN | LA VOZ

RIBEIRA

Rosa Varela, Andrés Barros y Sonia Outón.
Rosa Varela, Andrés Barros y Sonia Outón.

«Miras el volcán y no quieres verlo, pero no puedes dejar de mirarlo, es hipnótico»

22 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Los gallegos contactados coinciden en describir la isla de La Palma como un remanso de paz roto temporalmente por la naturaleza y con unos habitantes generosos y solidarios.

Rosa Varela

A Coruña, sanitaria en la Palma

«Hay gente que lo ha perdido todo, no solo la casa, sino el sitio donde levantar una nueva, y su forma de subsistencia»

Al ver lo que está sucediendo en La Palma «se encoge el alma, hay gente que lo ha perdido todo, no solo la casa, sino el sitio donde levantar una nueva, y su forma de subsistencia, porque aquí muchos viven de los plataneros y del aguacate». Así relata la coruñesa Rosa Varela lo que sucede en su tierra de acogida tras ser desalojada de su casa en Villa de Mazo. Ella se instaló en 1995, con 32 años, en La Palma, en cuyo hospital trabaja. «La isla es un paraíso para vivir, tranquila, apacible, no han prisas ni agobios, se vive ralentizado», relata, y expresa con rabia la «impotencia al ver cómo se caen las casas». Resalta que «el palmero es un pueblo muy acogedor y solidario»,y estos días se está viendo, afirma. Dice que tiene «el corazón encogido» por el volcán. «Te pones a mirarlo, y no quieres verlo, pero no puedes dejar de mirar; es como algo hipnótico», explica.

Andrés Barros

Ribeira, de vacaciones en la Palma

«Non tivemos que evacuar, pero notábamos os tremores»

No esperaba que sus vacaciones acabaran formando parte de un «acontecimiento histórico», pero el azar llevó a Andrés Barros, un vecino del municipio coruñés de Ribeira, a elegir la semana pasada para visitar a un amigo en La Palma. Llegó el jueves, y ayer, mientras esperaba para embarcar en el avión que le trajo de vuelta a casa, contaba su experiencia: «Estabamos relativamente preto do volcán, no municipio de Los Llanos de Aridane. Non tivemos que evacuar, pero notábamos os tremores antes da erupción». El domingo, cuando se produjo la erupción, estaba en casa de su amigo cuando empezaron a llegarles mensajes y fotos al móvil: «Vimos que o volcán estoupara. Comezou a rular a noticia polos grupos de WhatsApp dos amigos, así que subimos á azotea da casa e xa o vimos».