El ecuador del mandato: Los grupos de Ribeira demuestran ser capaces de aparcar sus diferencias para afrontar retos

Ana Gerpe Varela
A. Gerpe RIBEIRA / LA VOZ

RIBEIRA

carmela queijeiro

PP, PSOE, BNG y Suma propiciaron un plan económico único en Barbanza

30 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Transcurridos dos años desde aquel 15 de junio en el que el PP de Ribeira asumía las riendas de su segundo mandato en minoría, la corporación de la capital de Barbanza vuelve a ser ejemplo de que es posible un entendimiento desde las diferencias ideológicas para evitar una parálisis municipal que solo perjudicaría a los ciudadanos. El resultado salido de las urnas el 26 de mayo del 2019 complicaba la gobernabilidad mediante acuerdos puntuales con respecto al mandato anterior, dado que existe un choque de fuerzas entre los nueve representantes del PP y los siete del PBBI, un partido fruto de una escisión de antiguos ediles populares constituido con el propósito de retirar al alcalde, Manuel Ruiz, de la escena política local. En el otro lado del tablero, cinco ediles distribuidos entre nacionalistas, socialistas y Suma Ribeira.

No existe pacto de gobierno, pero el hecho de que PSOE y BNG aceptasen sendas dedicaciones parciales refuerza su implicación a la hora de alcanzar acuerdos que eviten el caos. Por su parte, el PP también está forzado a flexibilizar sus posturas para mantener un equilibrio de fuerzas que un paso imprudente puede precipitar hacia el abismo.

Con esta tensión avanza un mandato en el que la irrupción del covid dinamitó el estado de las cosas en todos los ámbitos. En el caso de Ribeira, la aprobación de un presupuesto tardío correspondiente al ejercicio 2019 -mediado ya el 2020- garantizaba la solidez de la entidad local para encarar una situación inédita.