Cidade de Ribeira cadete: Un bloque que sueña con el ascenso

Álvaro Sevilla Gómez
S. Gómez RIBEIRA / LA VOZ

RIBEIRA

El equipo. En la imagen, arriba de izquierda a derecha, están: Álvaro, Manuel, Sobrido, Juan Antonio, Víctor, Barbosa, Rivas, Alex, Iker y el entrenador Sergio. Abajo, en el mismo orden, forman Oliver, Gonzalo, Mariño, Antony, Dani, Pouso y Iago. Falta el técnico Figo
El equipo. En la imagen, arriba de izquierda a derecha, están: Álvaro, Manuel, Sobrido, Juan Antonio, Víctor, Barbosa, Rivas, Alex, Iker y el entrenador Sergio. Abajo, en el mismo orden, forman Oliver, Gonzalo, Mariño, Antony, Dani, Pouso y Iago. Falta el técnico Figo CARMELA QUEIJEIRO

Los de A Fieiteira saben de lo difícil del reto, pero están dispuestos a buscar la machada

06 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Es su primer año de vida, pero no por eso el recién nacido deja de ser ambicioso. A pesar del covid, el Cidade de Ribeira ha echado a andar. También lo ha hecho su equipo cadete de Primera Galicia, que cuenta con Sergio Pérez a los mandos, y que ha empezado esta rara y exprés temporada de la mejor forma. De tres partidos disputados, los blanquiazules han ganado todos. Esa es su carta de presentación en un curso en el que quieren pelear por el ascenso. A pesar de que los gigantes del fútbol santiagués parten como favoritos, ¿Alguien ha visto a un ribeirense tirar la toalla aunque el rival venga de la capital?

«O bloque está indo de menos a máis», afirma Pérez, quien reconoce que reenganchar a los adolescentes a la rutina del deporte ha sido más difícil de lo que parecía. En pleno 2021, si algo le sobra a los chavales es opciones para ocupar el tiempo de ocio. El balón, que fue el compañero inseparable de sus padres y abuelos, hoy es solo un complemento más: «Comezamos en outubro, pero con traballos individuais. Os rapaces cánsanse diso. No primeiro partido que botamos xa se vía que o que tiñan era gusanillo da competición».

Hasta el momento, los de A Fieiteira han ganado 5-2 al Rois, 1-6 al EFM Boiro B y 4-1 al Cordeiro. El siguiente rival es el Noia, otro de los favoritos a estar arriba. El reto de ambos es terminar esta primera fase en primera posición. Solo así se clasificarán para la de ascenso, donde se enfrentarán a los mejores clubes de los dos grupos de Santiago y de la Costa da Morte.

«Hai equipos moi fortes, que teñen equipos en Liga Galega e División de Honra, e chegado un punto, baixan a eses rapaces cos equipos B e complícase máis aínda», afirma Sergio, que aún así no tira la toalla: «A un só partido, en campo neutral, pode pasar de todo. Depende de como estea o equipo, se pode haber público ou non. Iso inflúe moito».

Buenos amigos

Lo que sí tiene claro este Cidade de Ribeira es que el vestuario es una piña. No solo en el césped, esa amistad va más allá: «Eran dous grupos diferentes. Uns estaban no Ribeira e outros no Sálvora, ambos moi ben traballados. Pensei que podía haber problemas, pero todo o contrario, lévanse xenial. E iso nótase despois nos adestramentos».

Pérez afirma que le gustaría entrenar una día más y pasar así a tres sesiones a la semana, «pero a situación é a que é, a pandemia afectou moito». Es por ello que el cuerpo técnico ha apostado más por la faceta ofensiva que por la defensiva: «Gústanos saír co balón xogado, pero despois depende do rival. Non me preocupa que haxa calma na iniciación, pero á hora de finalizar, canto antes, mellor en dous ou tres toques». Esa es la receta para soñar con la Liga Gallega. Aunque delante tengan gigantes.