La exconcejala de Ribeira Rosa García Pose para los pies a un ladrón

RIBEIRA

Rosa Garcia Pose, en su casa tras el intento de robo
Rosa Garcia Pose, en su casa tras el intento de robo CARMELA QUEIJEIRO

«Ten cuidado con lo que haces», le dijo cuando lo pilló robando en el garaje de su casa

28 abr 2021 . Actualizado a las 20:01 h.

Hacía varias jornadas que la responsable de Iniciativa Progresista de Ribeira (IPR) y exconcejala Rosa García Pose andaba un poco mosca por la desaparición de objetos en el garaje que da acceso a su vivienda, ubicada en el casco urbano de Ribeira. Todo comenzó con la falta de un par de bicicletas, cuya autoría atribuyó inicialmente a algún chaval. Sin embargo, el hecho de que la tarde del día siguiente no estuviera en su sitio otra bicicleta de uno de sus nietos que, con certeza, ella había visto por la mañana, comenzó a intranquilizarla. Las sospechas de que alguien estaba accediendo a su propiedad a plena luz del día, y sin importarle que hubiera gente en la casa, se habían convertido prácticamente en evidencias. Inquietud e indefensión se apoderaron de Rosa García. Sus peores temores se confirmaron durante la jornada de hoy, cuando se encontró cara a cara con el ladrón, al que no dudó en hacer frente

Posiblemente envalentonado por los robos que impunemente había cometido hasta entonces, el delincuente regresó a la vivienda. Accedía a la casa por una finca que no está cerrada y desde la cual es posible pasar al garaje que, además, constituye la entrada a la casa desde la calle. No contó el intrépido ladrón con la posibilidad de que alguien pudiera percatarse de su presencia, pero así fue.

Relata Rosa García que, hacia las once de la mañana, un vecino le preguntó si había encargado a alguien para cortar la hierba de la finca. Ella respondió que no, a lo que el hombre le indicó que había alguien en su propiedad. Sin pensárselo, se dirigió hacia la zona del garaje y allí se encontró con un hombre alto que, bolsa en mano, estaba agenciándose un traje de neopreno. Frente a quien había allanado su morada, Rosa García le preguntó: «¿Qué haces?», a lo que el hombre respondió que estaba cogiendo limones. «¿Aquí no hay limones. Ten cuidado con lo que haces», replicó en tono amenazante. El hombre, al sentirse descubierto y comprobar que su presencia no amilanaba a la dueña de la casa, vació el contenido de la bolsa y emprendió la huida

No tuve miedo, ni siquiera se me ocurrió gritar»

Tampoco eso detuvo a Rosa García Pose, quien a sus 72 años salió corriendo detrás del delincuente con el firme propósito de alcanzarlo. Horas después, recordando todo lo acontecido, reconocía que no tuvo nada que hacer. Afirma que «no tuve miedo, ni siquiera se me ocurrió gritar» cuando se encaró al ladrón. Relata que lo que más le sorprendió es que el hombre «se sentía muy seguro. Me han dicho que hubo otros robos en viviendas de la zona. Son capaces de entrar y coger lo que sea, a plena luz del día».

Tras conseguir que el delincuente pusiera pies en polvorosa, Rosa García Pose acudió a la comisaría de la Policía Nacional en Ribeira para poner una denuncia.