Vuelve la hostelería: «Estoy a tope, ya no puedo coger más reservas»

Fran brea / Laura martelo RIBEIRA / LA VOZ

RIBEIRA

En el Gourmet de Alján se preparaban el jueves para la reapertura
En el Gourmet de Alján se preparaban el jueves para la reapertura CARMELA QUEIJEIRO

En algunos restaurantes destacan la buena respuesta de los clientes

26 feb 2021 . Actualizado a las 09:45 h.

Bares y restaurantes podrán abrir sus puertas después de mucho tiempo cerrados. Eso sí, lo deberán hacer con restricciones: solo el 30 % de aforo en el interior y 50 % en el exterior, además de tener el horario limitado hasta las seis de la tarde. Pero «la gente tiene ganas de salir», afirma Antonio Alján, desde El Gourmet de Alján, en Ribeira.

Él vuelve sabiendo que la clientela responderá: «Estoy a tope, ya no puedo coger más reservas. De lo que puedo disponer ya está completo». Comenta que recibió muchas llamadas preguntando si hoy volvían a abrir. Por ello, para Antonio los clientes «se merecen un diez. Su apoyo es fundamental».

También Javier Olmedo pondrá en marcha los fogones del Baobab, en Noia. Ayer ya estaba limpiando y preparando todo lo necesario para regresar al trabajo: «Neste tempo que estivemos parados aproveitamos para cambiar a carta e poñer cousas novas, que aquí son imprescindibles». Olmedo asegura que «xa o mércores houbo xente que chamou para reservar».

En la misma línea se expresa David Carreira desde el asador Manduca, en Mazaricos: «Ganas hai porque hai reservas, e non contabamos que fose ben tan rápido». Durante el cierre impulsó el servicio para llevar y al tener el aforo reducido en el local es algo que seguirá haciendo.

A pesar de la ilusión que produce la reapertura, también hay inquietud. Fernando Ríos, del restaurante Ríos de O Freixo, señala que el fin de semana están «completos», pero no puede evitar sentirse preocupado: «Espero que non nos volvan pechar en 15 días». Otro negocio al que regresa la actividad es A Muradana, en Muros. Allí, la gerente, Maruxa Senande, apunta que ya tiene cuatro mesas reservadas para el fin de semana y aunque está alegre por volver a trabajar, no confía en que sea algo estable: «Non vexo que as cousas estean tan ben como para abrir».

Inaugurando

Sin los pinchos típicos de una inauguración, pero con mucha fuerza, empieza Jorge Matosian su andadura como propietario del Fuxion, en Boiro. Con experiencia en el sector tras muchos años cocinando en el Miramar, levanta la verja «con buenas expectativas, porque mucha gente me conoce y va a venir. A ver si arrancamos de una vez»

José Ramón Vilar y José Luis Jamardo también emprenden en Ribeira. Abren hoy por primera vez La Estación, en el Malecón, una cafetería en la que, además, se podrá tapear o disfrutar de una buena hamburguesa: «Levamos tempo tras este proxecto. Está ben estudado. Hai que ser optimistas e esperemos que nos deixen traballar».

El aforo limitado y la hora de cierre provocan que haya profesionales que decidan no abrir

Las restricciones impuestas a la hostelería provocan que algunos profesionales hayan decido posponer la apertura de sus locales hasta que se relajen más las limitaciones. Es el caso de Francisco Rebollido, que opta por no abrir las puertas del restaurante Don Paquito, en Boiro: «Cun 30 % e ata as seis da tarde non compensa. Cada un ten que facer os seus números, e a nós así non nos dá».

Tampoco se podrá disfrutar, por ahora, de la cocina de O Curral do Marqués, en Rianxo. Alberto Carou afirma que no pondrá en marcha su negocio «ata que permitan servir ceas». Él trabaja con producto de temporada y para hacer frente a una propuesta culinaria como la suya no llega con el mediodía. Eso sí, asegura que recibió llamadas «para intentar reservar», por lo que agradece el interés de la clientela.

Por su parte, Jorge Jurjo, de Casa Jurjo de Mazaricos, abrirá la cafetería, pero no el restaurante: «Non hai demanda. Nós traballamos moito coa xente que fai o Camiño de Santiago, e agora non hai peregrinos».