El desplome de precios coloca las mariscadas familiares al alcance del bolsillo

Jose Manuel Jamardo Castro
J. M. JAMARDO RIBEIRA / LA VOZ

RIBEIRA

CARMELA QUEIJEIRO

Especies como el camarón o la centolla han caído más del 50 % en un mes

29 ene 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Pasear hace un mes por las diferentes plazas de abastos de la comarca y ver las etiquetas de los precios de los mariscos provocaba auténticos sobresaltos al paso por las bancadas, pues las cifras eran desorbitadas. A pesar de la pandemia, la mayoría de los compradores se echaban la mano a la frente y se frotaban los ojos sin creerse lo que reflejaban los carteles. Pero no, no era un espejismo. Los productos más demandados en Navidad estaban por las nubes. Y eso que el coronavirus lo cambió todo.

Muchos barbanzanos tuvieron que apretarse el cinturón ante la escalada de precios de los ricos manjares de la ría. Aun así, la demanda de estos productos del mar alcanzaron precios prohibitivos para muchos bolsillos.

Especies como el camarón, que en algunos puestos llegó a los 200 euros el kilo, o la centolla, que alcanzó los 50 euros, rompían presupuestos para esas celebraciones especiales.