Una mujer siempre dispuesta a ayudar

Juana González, de Ribeira, era querida por todos


ribeira / la voz

«Onde puidera facer ben, alí estaba Juanita», relata una persona que tuvo un trato estrecho con Juana González García, conocida popularmente como Juanita de Pirulata. Esta mujer de la parroquia ribeirense de Aguiño, de 82 años y aquejada de algunos problemas de salud, falleció el pasado 30 de octubre tras haber contraído el virus letal que la apartó de sus seres queridos. Conocida y apreciada por sus vecinos, Juana González era un ama de casa cariñosa que tenía siempre la mano tendida para prestar ayuda a quien lo necesitara.

Durante unos años, antes de contraer matrimonio con Antonio Fernández Torres (ya fallecido), regentó en la zona del puerto de Aguiño un negocio familiar, el Bar Juventú, al que acostumbraban a acudir los marineros. Después el establecimiento fue traspasado y ella emprendió un nuevo camino contrayendo matrimonio y formando una familia. De su unión con Antonio nacieron Antonio y Mónica, con la que residía. Tenía, además, un nieto y una nieta.

Desde niña, Juanita conoció las dificultades de la vida. Una familiar recuerda que ella y su hermano se criaron sin padre «porque marchou a Arxentina e esqueceuse deles». Quienes la conocieron subrayan: «Levávase ben con todo o mundo». Le gustaba la realización de labores manuales, como ganchillar o calcetar, pero también colaboraba en actividades que se llevaban a cabo en la parroquia. Una de sus aportaciones, explica una de sus vecinas, era en la realización de la Romaxe de Crentes Galegos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Una mujer siempre dispuesta a ayudar