Lucho Pérez, un viaje con dos pasiones quebrado en el asfalto de Aguiño

De 32 años, compartía su afición a las motos con la mujer a la que llevaba unido la mitad de su vida. Falleció el sábado en un accidente en su localidad natal


la voz

La noche se hizo más oscura en Aguiño el sábado. Un accidente de moto pasadas las siete de la tarde en la calle Listres sobresaltaba a los vecinos. Sobre el asfalto tendido, Luis Manuel Pérez, Lucho, el hombre de la sonrisa infinita, como lo definen en su motoclub, Os Reventapistóns. Dos pasiones tenía este vecino de la parroquia ribeirense de Aguiño, de 32 años, las motos y su pareja, Sandra, su primer amor, al que pese a su juventud llevaba unido la mitad de su vida. En un instante todo dio un imprevisto vuelco en el itinerario vital de ambos. Lucho, padre de una niña de unos dos años de edad, había ido a ver a sus padres y el trágico accidente se produjo a solo unos metros de la casa familiar, instantes después de que se hubiera despedido de ellos. 

Para leer más, suscríbete

NO TE QUEDES SOLO
CON LOS TITULARES
WEB+APP SIN LÍMITES
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
4,95 € /mes
Prueba 30 días gratis
Sin compromiso de permanencia
VERSIÓN PDF
Lee en PDF el periódico diario y las revistas YES, Mujer Hoy y XL Semanal, y accede a la hemeroteca de La Voz desde 1882
9,95 € /mes
Suscríbete
Sin compromiso de permanencia

Lucho Pérez, un viaje con dos pasiones quebrado en el asfalto de Aguiño