ribeira / la voz

Fue habilitado con el fin de que se convirtiera en el pulmón verde de Ribeira y tras el confinamiento, el parque de San Roque registró un número importante de visitantes que buscaban un lugar tranquilo en el que entrar de nuevo en contacto con la naturaleza. Pero se ve que algunos acudieron a la zona con otras pretensiones, puesto que son varios los desperfectos que están a la vista derivados de actos vandálicos. A ellos hay que sumar los daños que presentan algunas estructuras de madera, debido en gran parte al paso del tiempo.

Entre las huellas dejadas por los vándalos durante las últimas jornadas en el parque periurbano ribeirense figuran pintadas en la reproducción del dolmen e importantes destrozos en la entrada de la cafetería. A la lista hay que añadir la paja que falta en algunas de las viviendas castreñas recreadas en el lugar y que el Concello atribuye también a la mano intencionada del hombre.

Desde el Ayuntamiento explicaron que se está tramitando la contratación de los trabajos necesarios para arreglar los desperfectos, al tiempo que señalaron que Urbaser ya tiene orden para proceder a la limpieza de las pintadas que afean el dolmen. Es probable que el paquete de obras incluya también la reparación de las pasarelas y otras estructuras de madera que están rotas.

Usuarios del parque de San Roque piden al Concello que incorpore al paquete de actuaciones el desbroce de todo el entorno, pues en algunas zonas la hierba supera el metro de altura.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Actos vandálicos y el paso del tiempo hacen mella en San Roque