El duro invierno revaloriza el grelo

El precio del manojo llega a los tres euros en algunos puntos de venta, casi el doble que el pasado año en esta época


Ribeira / la voz

La segunda cosecha de grelos de la temporada ya está en los mercados, aunque la producción, afirman cultivadores y distribuidores, es inferior a la de otros años porque el duro invierno está pasando factura a la verdura estrella de los carnavales. Los continuos aguaceros han mermado la producción y consecuentemente, han provocado un encarecimiento de los precios.

A tres euros llega el manojo en algunos puntos de venta de la comarca barbanzana, cuando el año pasado en esta época podía adquirirse por dos. Una vecina de Ribeira que suministra a restaurantes el producto que cultiva en su huerta comenta que lo cobra a 2,50, cuando el pasado año los comercializaba a un euro. Es decir, que el valor se ha duplicado.

La subida ya comenzó a registrarse a finales del pasado año A primera hora de la mañana, procedente del área compostelana, llega a los establecimientos de la comarca Silvia Fernández con su furgoneta cargada de grelos para atender los pedidos de los clientes. Comenta que el coste se ha encarecido y que la subida ya comenzó a registrarse a finales del pasado año, cuando sale al mercado la primera cosecha: «Houbo moita choiva. As fincas quedaron encharcadas e parte da produción podreceu debido ao exceso de auga e humidade. Iso fixo que houbera menos cantidade é que o valor subise. Este ano a situación da alza nos prezos continúa manténdose, aínda que ultimamente houbo varias xornadas sen precipitacións que permitiron que recuperar un pouco as colleitas». Hay quien afirma que tres euros es una «barbaridad», pero está claro que es el producto que está ahora mismo en pleno apogeo. Solo hay que darse una vuelta por las verdulerías para ver como son los protagonistas de los expositores. Hay quien se decanta por las nabizas, cuyo precio es un poco más bajo, sobre dos euros. Como explica la placera de Ribeira Teresa Domínguez, todo depende de lo que quiera prepararse: «Para facer o caldo, a xente prefire a nabiza porque se consume menos. Nestas datas, demándase máis o grelo para facer co lacón. Véndese moitísimo».

Otro vendedor comenta: «Eu non collo nabizas agora, porque xa case son grelos». En su negocio, un manojo cuesta a 2,75. Afirma una productora que esta verdura es muy delicada y que existen diferencias según la procedencia y, por ejemplo, el comerciante de Ribeira Manuel Bello tiene a disposición de sus clientes tanto los que vienen de la zona compostelana como los de Monfero, que son muy apreciados entre los clientes. Además de constituir el plato estrella de todas las mesas en esta época, Bello asegura que «a verdura ten clientes fieis e se vai frío existe un maior consumo deste tipo de produtos».

«Para collelos hai que baixar moito os riles»

Durante años, la ribeirense Marina Pillado regentó un puesto en la plaza de abastos de Ribeira y, ahora, aunque dejó esta actividad, continúa cultivando productos de huerta para autoconsumo porque le gusta el trabajo agrícola. Reconoce, sin embargo, que «os grelos dan moito que facer. Para collelos hai que baixar moito os riles, no é como apañar repolo, que resulta moito máis doado. Detrás de cada mallada hai moito traballo. Facer medio cento delas lévache moito»

 Marina Pillado explica que, además, se trata de una verdura muy delicada: «Tes que apañalos no día e poñelos á venda, porque as follas póñense amarelas». Afirma que el mal tiempo que afecta a Galicia desde el otoño no le ha sentado nada bien a los grelos: «Segundo veña o ano, así saen. Con tanta humidade e choiva resulta moi doado que collan o bicho». También explica que existe muchas diferencias entre unas plantas y otras y que la clave está en la semilla que se utilice: «Uns teñen máis folla e outros máis pau. Tamén depende do que busca o consumidor. Este ano a colleita foi menor porque houbo demasiada auga e iso non resulta favorable para que medre este produto».

«Levo apañado moitos grelos, pero este ano teño o corpo moi relaxado»

xosé maría palacios

Marina Cendán, agricultora de Abadín, afirma que la cosecha es por ahora inferior a lo habitual por las lluvias de otoño

Acercándose el carnaval y estando el invierno en su ecuador, con la temporada de cocidos en su apogeo, hay que volver la vista al campo para comprobar cómo están algunas cosechas. El grelo anda por uno de los momentos de mayor consumo, aunque algunas previsiones que hace semanas eran poco favorables se están cumpliendo. Marina Cendán, agricultora de la parroquia de Baroncelle (Abadín), asegura que este 2020 no parece tener probabilidades de pasar a la historia por la producción de grelo.

El lluvioso otoño pasado es una de las principales razones de que el grelo destaque ahora por su escasez. Ya lo fue el final del verano, momento en el que se plantan los nabos. Pero en octubre y noviembre, además, arreciaron las precipitaciones, por lo que tampoco las nabizas, primeras hojas del nabo, salieron como otros años.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

El duro invierno revaloriza el grelo