El fuerte viento derribó árboles y provocó el hundimiento de un barco en Ribeira

A última hora de la tarde de ayer una ráfaga de aire levantó la cubierta de un inmueble en Outes

L. Martelo A.G.
Ribeira

Las fuertes ráfagas de viento registradas en Barbanza en las últimas horas han provocado numerosos incidentes en toda la comarca, donde se han registrado caídas de árboles y de farolas. En Ribeira, además, un barco atracado en el puerto se fue a pique y en Outes una racha de aire levantó la cubierta de un inmueble a última hora de la tarde de ayer.

El Nécora, una embarcación de pequeño tamaño, apareció totalmente sumergida en la dársena de Ribeira esta mañana. De hecho, los cabos que todavía la mantienen sujeta al muelle y algunas piezas desprendidas que salieron a flote son la única evidencia a simple vista de que en la zona hay un barco hundido.

Por su parte, en Muros, concretamente en la zona de Espadanal, en Louro, las ramas que el viento arrancó de un pinar cercano causaron importantes daños en la pasarela peatonal que hay en las inmediaciones al derribar unos 15 metros de la valla de madera. Asimismo, un árbol de grandes dimensiones sucumbió a las intensas ráfagas cerca de la playa de San Francisco.

Por otra parte, en el acceso al Náutico de Ribeira una farola se vino abajo, y otra luminaria se desplomó en la zona de A Amarella.

Numerosas llamadas

El fuerte viento provocó numerosos avisos a los equipos de emergencias durante toda la tarde y la noche de ayer por la caída de árboles y ramas en diversos puntos de la comarca, como Cabrais o Triñáns, en Boiro; Frións y Teira, en Ribeira, y en Sampaio, en Noia. En la zona ribeirense de A Mámoa se vio afectado el cableado del tendido eléctrico, lo que motivó que se produjera un corte de luz. Equipos de Protección Civil, bomberos de Ribeira y Boiro y policías locales atendieron numerosas llamadas.

Uno de los sucesos de mayor calado tuvo lugar en Cruceiro de Roo, en Outes, donde los vecinos aseguraron que se formó una especie de tornado. La ráfaga de aire motivó que se levantase la cubierta del bar Viña. También ocasionó el derribó parcial de un alero, que al caer dañó un coche que estaba aparcado y una casa contigua. Hasta el lugar acudieron bomberos de Ribeira, el GES de Muros, Guardia Civil, Policía Local, Protección Civil de Outes y el alcalde, Manuel González. Este explicó que no hubo daños personales y que se decidió acordonar la zona para evitar el paso de transeúntes.

La zona sigue acordonada en una jornada que está resultando más tranquila. Con todo, las rachas de viento registradas durante la mañana obligaron al servicio de emergencias noiés a retirar varios árboles derribados, mientras que en Mazaricos una avería en una línea de media tensión del tendido eléctrico provocó un apagón en la zona de Colúns que afectó a algo más de 400 vecinos. La incidencia se comunicó a primera hora de la mañana, en torno a las 8.20, y quedó resuelta alrededor de las 14.30.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El fuerte viento derribó árboles y provocó el hundimiento de un barco en Ribeira