alvite
ribeira / la voz

La borrasca Fabien dejó a su paso por la comarca un reguero de incidencias. Árboles caídos, planchas de uralita y tejas que salieron volando y contenedores que comenzaron a rodar por las calles fueron algunos de sus efectos, lo que obligó a los servicios de emergencias a multiplicarse para atender todas las incidencias. Hasta algunos arcos del alumbrado navideño acabaron en el suelo.

Donde más lo notaron los vecinos fue en sus domicilios. Desde media tarde, más de 2.500 usuarios quedaron sin corriente en viviendas de los municipios de Lousame, Noia, Ribeira y Outes. Fuentes de la empresa suministradora indicaron que los operarios trabajaron a destajo para solventar todas las averías. El fluido se fue restableciendo en algunos lugares a última hora.

El viento fue el protagonista en casi todas las localidades de la comarca, principalmente durante la tarde. En el lugar de Enxilde, en la parroquia mazaricana de Arcos, salieron por el aire varias chapas laterales del tejado de una granja y parte de la cubierta. También cayó una viga peligrosamente cerca de las vacas.

GAEM de Ribeira y bomberos no tuvieron descanso. El agua levantó varias tapas del alcantarillado en Coroso y Aguiño. También fueron avisados por la caída del árbol de Navidad situado en el atrio de la iglesia de Olveira.

La Policía Local de Rianxo tampoco dio abasto. Acudió a varias carreteras para retirar árboles. La situación en Noia tampoco resultó sencilla. En el párking de la calle Xuíz Falcone se precipitó una rama de grandes dimensiones, aunque por suerte no resultó afectado ningún coche. Además, Protección Civil se desplazó a la carretera que une la villa con Boiro para cortar un árbol que ocupaba parte de la calzada.

Los servicios de emergencias boirenses recibieron numerosas llamadas por la presencia de árboles en accesos. Moimenta, O Confurco, Praia Xardín y Espiñeira fueron algunos de los lugares donde cayeron. Incluso se desprendió el portalón de una empresa en el polígono industrial y en la avenida de Barraña se cayó el muro de una vivienda.

Ramas en la autovía

La autovía tampoco se libró del viento, pues cayeron ramas y restos sobre la calzada que rápidamente fueron eliminadas.

Protección Civil de A Pobra acudió a la playa de A Illa para sacar unos troncos que arrastró la marea y que podían suponer un peligro para la navegación si volvían al mar. También tuvieron que trocear un árbol en el arenal de A Corna que impedía el paso por un camino próximo.

El GES de Muros estuvo en Tal para recoger dos arcos navideños que cayeron en la carretera comarcal AC-550 y dificultaban el paso de vehículos. La retirada de canalones en la villa fue también muy frecuente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La borrasca levantó tejados, tiró árboles y adornos navideños