Sálvora, banco de pruebas contra la contaminación marina

El entorno de la isla sirvió realizar un ejercicio simulando el vertido de tres mil litros de combustible


Ribeira / La Voz

Un simulacro efectuado en la mañana del jueves en el entorno de la isla de Sálvora ha servido para poner a prueba los medios de lucha contra la contaminación marina.

El ejercicio consistió en ver los tiempos de respuesta si se produjera el vertido de tres mil litros de combustible procedente de un buque de mercancías.

En la actuación intervinieron medios del Servizo de Gardacostas de Galicia, del Instituto Tecnolóxico para o Control do Medio Mariño de Galicia y del Parque Nacional Marítimo-Terrestre de las Illas Atlánticas. El ejercicio estuvo supervisado por el subdirector xeral de Gardacostas, Lino Sexto, y por el director conservador del parque nacional, José Antonio Fernández Bouzas.  

Con el objetivo de controlar el simulado vertido y delimitar la zona afectada, el buque del Servizo de Gardacostas de Galicia Irmáns García Nodal desplegó una barrera selladora de 150 metros con la ayuda de personal del Parque Nacional Illas Atlánticas. De esta forma se acotó la zona afectada y se redujo al máximo en el perímetro de la playa de O Castelo de Sálvora. Al mismo tiempo, técnicos del Intecmar fueron soltando boyas para hacer un seguimiento y un control de la evolución de la mancha, con el fin de saber si la estrategia adoptada había sido la adecuada o si era preciso desarrollar otro tipo de actuaciones.

También intervinieron en el ejercicio la embarcación ligera del Servizo de Gardacostas Illa de Cortegada, así como dos embarcaciones dependientes del parque nacional. Con este tipo de simulacros se busca evaluar la coordinación de los medios de intervención y entrenar a los efectivos que deben actuar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Sálvora, banco de pruebas contra la contaminación marina