Los vertederos ilegales proliferan pese al gasto municipal para erradicarlos

Muros, Ribeira, Noia y Boiro tienen puntos crónicos de depósitos incontrolados


ribeira / la voz

Ni puntos limpios gratuitos, ni servicio de recogida domiciliaria de voluminosos sin coste adicional para los usuarios, ninguna prestación o desembolso realizado por las arcas locales parece suficiente para acabar con la proliferación de vertederos, cuyo número aumenta exponencialmente en verano: «Moitos, posiblemente con segunda residencia na zona ou con pisos de alugueiro, aproveitan para facer cambio de mobiliario e os enseres acaban ciscados en calquera sitio», apunta el encargado de una empresa de limpieza que trabaja en la comarca. Lo cierto es que los concellos efectúan un importante gasto, tanto para evitar que haya basureros ilegales como, cuando aparecen, para eliminarlos, con resultados muy poco satisfactorios.

Visiblemente enojado con estos incívicos comportamientos, el mandatario rianxeiro, Adolfo Muíños, subraya: «É un problema ambiental e, por riba, obriga a outros departamentos a perder tempo recollendo voluminosos».

En Muros, la regidora, Inés Monteagudo, explica que existen cuatro puntos recurrentes de acumulación irregular de basuras, repartidos entre Esteiro y Louro: «Un deles está xunto ao convento. A xente aproveita a existencia duns colectores de lixo para botar alí de todo. Hai dúas semanas enchemos con mobles un recipiente dos que se usan nas obras para os escombros e xa logo imos ter que volver. A nosa idea é recolocar o lugar de recollida dos residuos domiciliarios, para ver se erradicamos este vertedoiro, que xa ten un carácter crónico».

Fuera del punto limpio

Curiosamente, en Ribeira los mayores problemas se registran en las inmediaciones del punto limpio, en el que los operarios han llegado a encontrarse por la mañana auténticas montañas de elementos de desecho: «Han llegado a depositarse los enseres de casas enteras».

Dadas las características de los restos, no se descarta la posibilidad de que hayan sido transportados por personas que trabajan de manera ilegal: «No pueden depositarlos en el punto limpio, ni como particulares ni como empresas, por lo que aprovechan la noche para dejarlos fuera».

Quienes utilizan estas prácticas pueden pensar que sus acciones quedarán impunes y, aunque mayoritariamente es así, también existen excepciones. Sin ir más lejos, el servicio de limpieza de Ribeira localizó, el miércoles, a una persona que estaba actuando de forma irregular, por lo que se avisó a la policía. No es la primera vez, ya anteriormente tuvieron que intervenir los agentes municipales en un caso registrado en unos contenedores de la calle Galicia.

El merendero de Couso, el lugar en el que está el petroglifo Pedra das Cabras y A Braña do Muro, en Aguiño, son otros puntos calientes en Ribeira. En este municipio, el contrato del Concello con la empresa incluye también la eliminación de escombreras, con el fin de abaratar costes.

Porto do Son es otro de los concellos que lleva tiempo lidiando con los vertidos incontrolados, que se resisten a desaparecer, pese a que el servicio de recogida domiciliaria, que pagan las arcas locales, aumenta su frecuencia de paso.

Por lo que respecta a Noia, el concejal de Medio Ambiente, Martín Fernández, comenta que Santa Cristina es un lugar conflictivo y precisa: «Estamos preparando una campaña de sensibilización ciudadana».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los vertederos ilegales proliferan pese al gasto municipal para erradicarlos