Jorge Álvarez: El adolescente que ha logrado dominar el soplido del dios Eolo

A sus 13 años mordió el metal de bronce en el Campeonato Ibérico de Optimist tras enfrentarse a rivales de mayor edad


Se mueve rápido y con determinación entre velas, cabos y barcos. Cuatro años después de debutar en el mundo de la vela, Jorge Álvarez (Ribeira, 2006) acaba de morder su primer gran metal, el bronce en el Campeonato Ibérico de Optimist celebrado en Vilagarcía. «Estoy contento, pero me pudo salir mejor, estuve cerca del segundo», confiesa con una sonrisa mientras pertrecha su pequeña embarcación.

«Venga, monta el barco. Quieren hacerte unas fotos navegando», le apremia Andrés Davila, su técnico en el Club Náutico de Ribeira. Es él quien confiesa que Jorge es uno de los regatistas con más fututo de la entidad: «Ha mejorado muchísimo, antes sufría mucho en las pruebas con mucho viento. En este último torneo aguantó muy bien. Es un chaval muy inteligente, que te escucha, te entiende e intenta mejorar. Consigue poner en práctica todo lo que le explicamos».

Punta de lanza de una generación repleta de talento, Davila explica que «viene una remesa de críos que son muy buenos». Es en Álvarez donde queda patente el trabajo realizado en la dársena de la capital barbanzana: «Comenzó con Helmut Bande y siempre le ha dedicado un buen número de horas. Hay entrenamientos que llegan a las siete. Tenemos que prepararle cosas especiales porque está un nivel por encima del resto».

El futuro

Para Jorge Álvarez, la vela se ha convertido en «un deporte que me permite conocer a mucha gente. Además de mantenerme en forma me ayuda también a pensar». Para sus entrenadores, si la proyección se mantiene podría llegar a competir en los europeos y hacer un buen papel en los nacionales.

El adolescente se lo toma con bastante más calma: «Mi meta para el futuro sería quedar bien en el Campeonato de España, luchar por estar entre los diez primeros, pero sé que es algo muy complicado». «Él tira del resto de compañeros. Muchos se le acercan porque les enseña, siguen sus consejos y van mejorando todos juntos», confiesa Davila mientras su alumno intenta remolcar el barco hasta el agua.

Es ahí donde mejor se desenvuelve. «Da un giro», le pide su técnico. «¿Otra vez», contesta mientras se cuela por debajo de la vela y toma rumbo hacia la ría arousana. «Es muy ligero y tiene una buena noción de la velocidad. Tácticamente ve muy bien la vela y es una bala», describe Davila a Jorge Álvarez. Con otra sonrisa, el adolescente toma el camino de vuelta a tierra. A la tarde toca otra sesión para seguir dominando al dios Eolo.

Jorge Álvarez mordió el bronce en el Campeonato Ibérico Optimist

Ribeira / la voz

A sus 12 años logró dejar atrás a rivales de la categoría sub-16

Gran papel el realizado por la escuela de vela de Ribeira en el Campeonato Ibérico de Optimist disputado en Vilagarcía. Brilló con luz propia Jorge Álvarez quien, a sus 12 años, mordió el metal de bronce en la categoría infantil del torneo. El joven peleó hasta el final por la plata, que se llevó Rodrigo Pérez, mientas que Andrés Barreiro fue el campeón de la jornada.

Buena actuación la realizada por Juan Luis Fernández y Marta Torres, que se metieron en la final de la clase juvenil de Láser 4.7. El presidente del club barbanzano, José Luis Torres Colomer, felicitó a los tres, además de destacar que Álvarez Mera peleó con deportistas sub-16.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Jorge Álvarez: El adolescente que ha logrado dominar el soplido del dios Eolo