Alumnos con contrato bajo el brazo

Más de la mitad de los titulados en los ciclos de superiores de informática del Leliadoura logran un empleo


ribeira / la voz

En pleno debate sobre la falta de oportunidades laborales para los jóvenes y la realización de estudios que luego difieren de forma abismal con la futura profesión, un oasis ha brotado en Ribeira, concretamente en el IES Leliadoura. ¿Se imaginan a una promoción que, al terminar sus estudios y las correspondientes prácticas en empresas, más de la mitad recogiese el título teniendo un contrato de trabajo en la otra mano? Bienvenidos a los ciclos superiores de Desenvolvemento de Aplicacións Multiplataforma y de Administración de Sistemas en Rede.

«Literalmente, chámannos preguntando ‘pero, non tendes a ningún máis?’», así trata de explicar Rocío Torres Fungueiro, docente en el Leliadoura en ambas enseñanzas de formación profesional, las necesidades de las empresas que solicitan alumnos para realizar prácticas formativas, una constante a lo largo del curso, sobre todo por parte de firmas de Santiago y A Coruña. Y no solo eso, también se reciben llamadas que, directamente, se tratan de ofertas laborales o peticiones de contactos de exalumnos.

Torres explicó que en sus cinco años en este centro ha visto cómo este escenario iba a más, incluso variando el perfil del alumnado. Si antes predominaban adultos que venían a reciclarse como «persoas que xa viñan deste mundo e querían coñecer as novas linguaxes de programación», ahora la mayoría son jóvenes de generaciones que se criaron con las nuevas tecnologías, impulsados por la vocación.

Indra y Plexus

De los 11 jóvenes que han finalizado el segundo año de estos ciclos, seis se quedarán en la empresa con la que se han formado y otro más ya tiene un puesto en otra firma. Entre algunos de los casos se hallan empresas realmente punteras, por ejemplo, dos de ellos trabajarán para Indra -se encarga del recuento de sufragios en España- y otro en Plexus -codirige el sistema informático del CHUS-, ambos en Compostela. Este último joven trabajará desde el propio complejo hospitalario y los primeros en la Cidade da Cultura.

«Estamos moi orgullosos, por iso lles dicimos que loiten e estuden, pois as firmas non dan abasto para cubrir os proxectos», explicó Rocío Torres, a la vez que señalaba la necesidad de que las grandes empresas de la comarca se involucren acogiendo al alumnado: «O ideal sería que os alumnos non marchasen a desenvolver a súa carreira a outras cidades e que na comarca se acabaran asentando empresas impulsadas por eles. No departamento pensamos que é cuestión de tempo». La mayor presencia de mujeres en estas titulaciones también es otro de los grandes retos.

Y es que estos son los mismos alumnos que se formaron realizando ingeniosas aplicaciones, desde juegos como un trivial interactivo o de plataformas tipo Super Mario Bros. a una app que emplea el cartografiado de Google Maps para que los usuarios puedan saber cuál será la tapa, el partido o la actuación musical del día en los establecimientos que se hayan registrado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Alumnos con contrato bajo el brazo