Dos testigos vieron pilotar de forma temeraria a la conductora del coche que causó la muerte de los jóvenes Sara y Abraham

Amigos y familiares de los fallecidos en Palmeira convocaron una concentración de protesta por la decisión del juez de dejarla en libertad provisional

María del Pilar Fernández, acusada del accidente mortal en Palmeira
María del Pilar Fernández, acusada del accidente mortal en Palmeira

Ribeira

A petición de la acusación particular, dos nuevos testigos pasaron ayer por los juzgados de Ribeira para incluir sus testimonios en el caso sobre el accidente mortal que tuvo lugar en Palmeira el 4 de mayo, y en el que fallecieron Abraham Muñiz y Sara Lampón. Ambos explicaron que, horas antes del choque, habían visto conducir de forma temeraria a María del Pilar Fernández, la ribeirense que viajaba en el otro vehículo implicado en la colisión.

Los testigos, vecinos de Ribeira, añadieron que horas antes del siniestro mortal vieron a la mujer en aparente estado de embriaguez, y que en ocasiones anteriores la habían visto coger el coche después de haber consumido bebidas alcohólicas.

El viernes pasado, el juez dejó en libertad provisional con cargos a María del Pilar Fernández, además de retirarle el carné, el pasaporte e intervenir sus vehículos.

La decisión no gustó a los amigos y familiares de los fallecidos, que convocaron una protesta mañana -a las 20.30 horas- delante de la sede de Capitanía Marítima de Ribeira. Además, la acusación particular va a recurrir la decisión judicial y solicitará que se decrete prisión provisional. Mañana finaliza el plazo para presentar el recurso y, a partir de ahí, en el plazo aproximado de un mes podría saberse si el juez cambia de criterio.

La causa todavía está en fase de instrucción y está pendiente el informe definitivo de la Guardia Civil sobre el accidente, pero la conductora se enfrenta a cuatro posibles delitos: dos de homicidio, uno por conducción temeraria y el cuarto por conducción bajo los efectos del alcohol y las drogas.

Dos vidas y un proyecto común quebrados sobre el asfalto de A Pobra

M. X. B.

El brutal accidente truncó los planes de futuro de Sara Lampón y Abraham Muñiz, que llevaban años juntos. Ambos cuerpos son velados en el tanatorio pobrense de Venecia

Conmocionados están desde la tarde del sábado los vecinos de Ribeira y A Pobra, las dos localidades golpeadas por el trágico accidente de tráfico que tenía lugar poco después de las 18.30 horas en la carretera comarcal AC-550, justo en el límite entre ambos municipios. El brutal choque, que dejó los dos coches implicados destrozados, quebró el proyecto en común que habían emprendido Sara Lampón Buceta, una vecina de Palmeira de 28 años, y Abraham Muñiz Santos, un pobrense de 29. Dicen sus allegados que llevaban juntos casi desde niños y que tenían, claro está, planes de futuro.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
23 votos
Tags
Comentarios

Dos testigos vieron pilotar de forma temeraria a la conductora del coche que causó la muerte de los jóvenes Sara y Abraham