Llamada de atención en San Alberto

Un reguero de fieles y curiosos conformó esta mañana la tímida asistencia a la histórica romería ribeirense


Ribeira / La Voz

Lo que se venía temiendo desde hace unos cuantos años con la histórica romería ribeirense se ha materializado esta mañana ante una desértica capilla de San Alberto. Con la excepción de un reguero de fieles y vecinos incondicionales a la tradición del lanzamiento de la teja, todos los allí presentes tenían la mente puesta en los actos de la tarde -para la que se espera la llegada de un grupo de peregrinos-, con la esperanza de salvar la que fue una tímida asistencia a la jornada matinal. 

Tras la misa inicial de las 12.30 horas -que supuso el estreno del párroco Alfonso Mera en esta tradicional cita-, el eco de las bombas que marcaban el inicio de la procesión contrastaba con la calma en las inmediaciones del templo. Después de una breve y muy pequeña, pero solemne marcha, las personas comenzaron a abandonar el lugar y algunos de ellos no dudaron en hacer un llamamiento a la sociedad ribeirense para que acuda, en especial a los jóvenes, los grandes ausentes.

«Isto non pode morrer nunca. A xuventude non pode deixar San Alberto de lado, sempre foi algo importante e ten que estar á altura da súa historia», expresó la vecina Amparo Viturro, apostando por que sean las propias familias las que se impliquen con las nuevas generaciones acudiendo juntos a la romería. «A fe é algo que ten prender sóa», anotó.

Recuerdo cuando eramos pequeños y faltábamos al colegio para venir a comer. Ahora entras en la iglesia y da pena verlo tan vacío»

En ese mismo instante, una pareja también constituía la resistencia del gesto más característico de San Alberto, el lanzamiento de la teja al alféizar de la arcada trasera para lograr el amor, o en este caso reforzarlo. «Recuerdo cuando eramos pequeños y faltábamos al colegio para venir a comer. Ahora entras en la iglesia y da pena verlo tan vacío, pero bueno, llueva o viente hay que venir igual», la ribeirense Sara Silva explica que nunca se pierde un San Alberto, una fecha marcada en rojo en su calendario que transmitió a su pareja, natural de A Pobra.

El otro santo

Al igual que el año pasado, no fue difícil detectar uno de los principales motivos de la ausencia de los jóvenes a la romería. Y si todos apuntaban al ya anteriormente mencionado hecho de que ni los centros educativos ni el Concello tienen fijado este día como festivo, la competencia con otro santo comienza a ser preocupante. Y es que a partir de las 13.00 horas, las comitivas de adolescentes comenzaban a llegar al parque periurbano de San Roque, donde en la pasada edición un grupo importante de chicas y chicos prefirió este punto para comer y pasar la tarde.

«Esta mañá chegamos antes para coller sitio, pero non había ninguén e por iso volvemos agora», explicaron un par de estudiantes que acababan de llegar a San Roque, de una afluencia sensiblemente menor a la del año pasado y que aguardan que crezca por la tarde, ya que muchos jóvenes apuestan por no perderse las clases matinales. Entre los motivos de qué les ha llevado a quedarse a unos metros de la capilla de San Alberto el más claro tiene que ver con la comodidad de la propia infraestructura, ya que en el parque periurbano hay merenderos, puntos donde cocinar o espacios el anfiteatro. La cercanía al casco urbano ribeirense y la existencia de mayores zonas de sombra es el otro gran motivo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Llamada de atención en San Alberto