Las consignatarias se oponen a que se apilen contenedores en los muelles

Afirman que entorpecen la actividad de descarga y provocan un gran impacto visual


ribeira / la voz

La petición de una empresa para apilar contenedores en los muelles comerciales de A Pobra y Ribeira ha destapado la caja de los truenos en el seno de las empresas consignatarias que operan en ambas explanadas portuarias, puesto que consideran que no se ha pensado en el espacio existente, que es insuficiente para albergar estos enormes recipientes y al mismo tiempo desarrollar los trabajos de descarga de los barcos con las máximas medidas de seguridad. Critican que los proyectos diseñados por la compañía solicitante -Alimentos Cruz del Sur S. A. (Alicrusa)- «no se ajustan a la realidad, porque las medidas que presentan no tienen en cuenta la envergadura de los contenedores y el espacio que necesita la máquina que los tiene que mover, una situación que interrumpirá la actividad diaria de los camiones, las cintas y de nuestros propios trabajadores», denunciaron los consignatarios.

En las alegaciones que ya presentaron a Portos de Galicia por el proyecto que se pretende llevar a cabo en el muelle pobrense también apuntan al gran impacto visual y ambiental que supondrá tener almacenados estos contenedores en el puerto comercial, ya que ocuparían un espacio similar al de un edificio de cuatro plantas de altura y de 110 metros de largo, «que se vería no solo desde la localidad de A Pobra, sino desde el otro lado de la ría, debido a sus voluminosas dimensiones y su nula adaptación al entorno», destacaron, al mismo tiempo que recordaron que este concello, al igual que Ribeira, son eminentemente turísticos y esta mole de cajas perjudicaría su imagen.

Otra ubicación

Los responsables de las empresas consignatarias también quisieron dejar claro que no se oponen a la instalación de estos contenedores, pero consideran que en la zona portuaria existen otros lugares más idóneos. En este sentido, en el caso de A Pobra incluso hicieron una propuesta para que sean colocados en una parcela que está situada detrás del edificio de la lonja, a unos 300 metros de la punta del muelle comercial, y en donde no entorpecerían el trabajo de descarga y el impacto a la vista sería mucho menor, ya que estarían situados en el medio de otras edificaciones.

Desde Portos de Galicia, organismo encargado de dar autorización para la instalación de estos recipientes no han tenido en cuenta las alegaciones presentadas. Creen que hay espacio suficiente y que, en todo caso, se garantizará la operatividad en el muelle comercial y la seguridad de los trabajadores, al mismo tiempo que rechazan el punto referido al impacto visual, puesto que dicen que la zona está destinada al tráfico comercial. Por su parte, Alicrusa declinó ayer hacer declaraciones sobre este asunto.

300

Trabajadores directos

A esta plantilla con la que cuentan las consignatarias que operan en A Pobra y Ribeira hay que añadir los empleados indirectos, que suman cerca de un centenar más.

93.365

Toneladas de túnidos

El puerto pobrense es el primero de Europa en descargas de atún, un primer puesto que lleva años manteniendo. Además, el año pasado también pasaron por este muelle 22.000 toneladas de sal.

Los empresarios se sienten desatendidos y ninguneados por Portos de Galicia

Además de dar empleo directo a más de 300 personas, el trabajo que se realiza en los muelles comerciales de A Pobra y Ribeira los ha llevado a situarse en los primeros puestos de Europa en la descarga de túnidos. Las empresas consignatarias creen que este gran esfuerzo no se ve recompensado por el apoyo que les da Portos de Galicia. «Estamos totalmente desatendidos y ninguneados, y no se tiene en cuenta el servicio que prestamos», apuntaron.

Recordaron que llevan años pidiendo que se amplíen estos puertos comerciales, y en el caso del pobrense existen múltiples deficiencias, empezando «por unos vestuarios que eran provisionales y que llevan 25 años, que está todo el pavimento destrozado, o la falta de seguridad, y eso que nosotros tenemos que pagar mensualmente unas facturas enormes por trabajar allí».

Seguir leyendo

Espacio

No es fácil hacer de juez cuando hay dos partes implicadas y ambas esgrimen unas razones aparentemente convincentes. Sin embargo, tampoco se puede desvestir a un santo para vestir a otro, sobre todo cuando no hay ropa, aunque en este caso lo que escasea es el espacio de uno de los mejores motores económicos de la zona.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las consignatarias se oponen a que se apilen contenedores en los muelles