Jesús Cartelle: «Las asociaciones no claudicaron, siguieron adelante»

El ferrolano ensalza la labor de los colectivos que plantan cara al narcotráfico y aborda los actuales retos


Ribeira / la voz

Escuchar hablar a Jesús Cartelle Fernández (Ferrol, 1960) de los comienzos de la lucha contra esa lacra que aún sigue creando pacientes de la Unidade de Asistencia a Drogodependencias (UAD) que dirige en Ribeira significa palpar el pasado en primera persona, una historia repleta de vivencias malas y buenas. No obstante, cuando se le pregunta por la trayectoria de la Fundación Galega contra o Narcotráfico su respuesta es de orgullo: «De la fundación recuerdo la lucha y la toma del pazo Bayón».

De esta forma, Cartelle rememora a todos los que plantaron cara al problema en la calle, los juicios, las primeras aprehensiones y la entrega incondicional de «aquellas madres, como Carmen Avendaño, a la que estimo tanto por todo lo que vivimos juntos». Para él, otra de las claves de la creación de los centros asistenciales es el camino que anduvo la Fundación Galega contra o Narcotráfico, así como de las asociaciones ciudadanas.

«El balance general es positivo porque hace más de 30 años lo que existía eran experiencias muy aisladas», explica Cartelle de unos inicios en los que el trabajo y el esfuerzo de colectivos como el que ya suma un cuarto de siglo de trayectoria fueron vitales, para luego sentenciar: «Afortunadamente, las asociaciones no claudicaron, siguieron adelante y dejaron que el tiempo diera la razón a quienes pensaban que era posible la convivencia normalizada entre la ciudadanía y los centros asistenciales para reducir la conflictividad».

Los retos asistenciales

Aquella mecha que prendió con el trabajo de aquellos colectivos y la Fundación Galega contra o Narcotráfico vino acompañada de los primeros recursos. Jesús Cartelle explica que las cosas han cambiado desde aquellas décadas, marcadas por ir a trabajar con protección policial, las notas de amenazas en el parabrisas a su llegada a Ribeira o el recuerdo de haber sido encañonado con una pistola. Todo ello hasta lograr las escenas que de verdad hacen que todo valga la pena, «la de cada vez que se acerca un paciente y nos dice que le hemos salvado la vida».

El director de la UAD de Ribeira considera que quedan dos vitales caballos de batalla por delante en su ámbito. «La red de centros se fue forjando y las Administraciones locales asumieron la responsabilidad en la medida que les correspondía hasta alcanzar los 17, pero hay que ir un paso más allá y el Servicio Galego de Saúde (Sergas) debería asumirlos», opina Cartelle.

El segundo reto se deriva del anterior y simboliza una dura cuenta atrás en este gran aniversario: «Hay que contar con las nuevas generaciones de profesionales sanitarios, en 10 años estaremos todos retirados».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Jesús Cartelle: «Las asociaciones no claudicaron, siguieron adelante»