Matrimonios a favor del cambio

En julio del 2005 el Gobierno aprobaba la ley que permitía los enlaces entre personas del mismo sexo, pero en 14 años apenas se celebraron una decena en la comarca


La directora Isabel Coixet acaba de recuperar para su última película la historia de Marcela y Elisa, las dos jóvenes maestras coruñesas que el 8 de junio de 1901 protagonizaron el primer matrimonio de España entre dos personas del mismo sexo. Para poder oficializar el enlace ?que fue religioso? una de ellas se hizo pasar por un hombre, pero pronto fueron descubiertas y perseguidas por varios países. Tuvieron que pasar 104 años para que el Gobierno por fin autorizara la celebración de este tipo de bodas, que no han llegado a calar en la comarca. De hecho, en los 11 concellos barbanzanos apenas se han celebrado una decena de enlaces homosexuales en estos últimos 14 años.

Los salones de plenos de Ribeira, A Pobra y Boiro han sido testigos cada uno de ellos de dos enlaces entre parejas de gais y lesbianas, y en la capital barbanzana está previsto que tenga lugar otro en breve. Por su parte, en Carnota, Porto do Son y Noia solo ha habido hasta el momento una boda entre personas del mismo sexo, una ceremonia que todavía no ha tenido lugar en concellos como Mazaricos, Rianxo o Muros.

Mucha ilusión

Los regidores de estos dos últimos municipios, Adolfo Muíños y María Xosé Alfonso, están deseando oficiar un enlace de este tipo, y no les gustaría acabar el mandato sin hacerlo, pero hasta el momento no han recibido ninguna petición. «Faríame moita ilusión porque ata o de agora non houbo ningunha», explicó la mandataria muradana.

Son conscientes de que muchas parejas homosexuales todavía no se atreven a dar el paso porque mucha gente «aínda está anclada no pasado».

Los bautizos civiles no acaban de cuajar

Aquellos padres que no son religioso pero que quieren celebrar el nacimiento de su hijo con una ceremonia tienen la posibilidad de hacerlo a través de los denominados bautizos civiles, aunque en algunos lugares también se los conoce como actos de bienvenida a la ciudadanía. En las casas consistoriales de A Pobra, Mazaricos o Porto do Son ya han tenido lugar varios actos de este tipo, aunque ninguno de ellos tiene amparo legal.

Así lo explicó el mandatario pobrense, Xosé Lois Piñeiro, que reconoció que, en estos momentos, están preparando una ordenanza en este sentido. Confesó que para él no supone ningún problema oficiar una ceremonia de este tipo, «porque tampouco lle fai dano a ninguén. Se os pais o queren facer, por nós non hai ningún problema».

Opinión bien distinta tiene el alcalde rianxeiro, Adolfo Muíños, quien no encuentran mucho sentido a que se realice un bautizo en un ayuntamiento, «posto que é una cerimonia que sempre se vinculou á igrexa, e ademais os nenos xa están inscritos no rexistro civil». También el regidor sonense, Luis Oujo, compartió la misma opinión y consideró que muchas veces este tipo de eventos se deben a las ganas de los padres por hacer una celebración.

Petición en Ribeira

La casa consistorial de la capital barbanzana tampoco ha sido testigo hasta el momento de un bautizo civil, aunque esta situación cambiará en breve, puesto que unos padres del municipio han solicitado cita para realizar uno.

Con este serían media decena de actos de bienvenida a la ciudadanía los que ya se han oficiado en la comarca en los últimos años, una cifra bastante baja y que no tiene visos de que pueda aumentar a corto plazo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Tags
Comentarios

Matrimonios a favor del cambio