La saturación en A Galiña Azul se agudiza con 61 niños sin plaza

Tras una tercera baremación, este mes se logró rebajar la lista de espera en una decena


La problemática de saturación de alumnos en la red de escuelas infantiles de la Xunta, A Galiña Azul, ha vuelto a ponerse de manifiesto un curso más. En esta ocasión, la situación se agudiza hasta alcanzar la cifra de 61 pequeños que se han quedado fuera definitivamente, tras una tercera baremación extraordinaria. Se trata de unos índices altos, aunque se haya logrado rebajar en una decena la lista de espera inicial. Y es que en septiembre del 2018 ?la primera convocatoria? se habían superado las 80 peticiones sin poder ser atendidas. Es decir, dos de cada diez de las solicitudes realizadas.

A principios de este mes se incorporaron los últimos chiquillos que lograron entrar por los pelos tras la tercera baremación, un total de 13 que se repartieron por los centros de Rianxo, Porto do Son, Muros y Mazaricos. Este hecho deja una radiografía clara de los altos niveles de saturación, que afecta especialmente a las dos instalaciones de Boiro y, en menor medida, a la rianxeira y a la sonense.

Análisis por centros

Este fue el primer año en el que tuvo lugar una sobredemanda de plazas en la escuela de Mazaricos, donde en las primeras convocatorias se habían quedado fuera cuatro chicos. Gracias a esta última fase de reorganización todos ellos pudieron entrar a sus respectivos grupos, dos en el de 0-1 y otros dos en el de 1-2 años.

Sin embargo, en Muros no hubo tanta fortuna y de los también cuatro críos que estaban pendientes de conseguir plaza solo los de la clase de 1-2 pudieron obtenerla. Otro par de pequeños del de 1-2 se quedaron sin acceder a esta Galiña Azul de Freixeiros.

Esta baremación extraordinaria ha sido positiva en Rianxo, donde todavía aguardaban por un sitio 21 chiquillos. Finalmente, esta cifra ha sido rebajada hasta llegar a 16 chicos sin plaza. La carencia de espacio se concentra en los tres niveles, pero las últimas entradas solo tuvieron lugar en el de 0-1 años.

El caso de Porto do Son no ha sido muy distinto, ya que una docena de niños se habían a las puertas de acceder a su escuela, una cantidad que en febrero quedó reducida a una decena. Al igual que en Rianxo, los dos ingresos se produjeron en el colectivo de 0-1 años. En Boiro el problema es especialmente alarmante al no haber variado un ápice el escenario de septiembre.

Ribeira es el único municipio de la zona que cuenta con su propia escuela infantil municipal, que para el próximo mes contará con un total de 190 pequeños en el interior de sus aulas, lo que supone la mayor oferta existente de este tipo de centros.

Asimismo, todavía quedan algunas plazas libres en el horario más solicitado, el de mañana. Para el grupo de bebés aún restan cinco vacantes, mientras que para las clases de 1-2 y de 2-3 años ya hay muy pocas.

No obstante, estos datos pueden variar a lo largo de la semana, ya que la dirección del centro está programando los agrupamientos de cada clase. Sin embargo, en horario de tarde hay disponibilidad absoluta para conseguir una plaza.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Tags
Comentarios

La saturación en A Galiña Azul se agudiza con 61 niños sin plaza