Las oenegés alertan de que los casos de pobreza se vuelven crónicos

Cáritas apostará en el 2019 por la formación como única salida al problema


ribeira / la voz

De un tiempo a esta parte, el número de familias que recurren con frecuencia a las oenegés que funcionan en la comarca en busca de ayuda se ha visto notablemente reducido, lo que supone una noticia esperanzadora. El problema, según insisten desde los colectivos que trabajan en este ámbito, es que los casos que hay se están cronificando, es decir, tienen pocas posibilidades de ver mejorada su situación a corto o medio plazo. La explicación está en las grandes dificultades que tienen estas personas para acceder al mundo laboral.

Desde Cáritas Ribeira explicaron que, a día de hoy, son sobre 200 las familias que están recibiendo ayuda de forma habitual. Pese a que se trata de una cifra elevada, está lejos de la registrada en la época dura de la crisis, cuando se situaba por encima de las 300. «Xa vimos percibindo unha redución paulatina desde o ano pasado, pero tememos que se estanque dun momento para outro, xa que as persoas que recorren a nós teñen moi difícil agora mesmo abandonar esa situación de pobreza», comentaba Manuel Mirás, uno de los responsables de la entidad.

Para describir la situación que se vive, el voluntario de Cáritas Ribeira no duda en hablar de cronificación de la pobreza: «Débese sobre todo á falla de estudos. Moitos dos nosos usuarios carecer do título da ESO, que hoxe en día é obrigatorio para acceder a calquera posto de traballo, aínda que sexa temporal ou a media xornada». Por eso, la oenegé tiene claro el camino a seguir en el año nuevo: «Queremos incidir no eido da formación, porque vemos que nestes intres é a única saída». La organización de cursos de cocina y administración de recursos en el hogar está entre los proyectos inmediatos de la entidad.

Un 14 % menos

El número de familias que piden ayuda también ha experimentado un notable descenso en Noia. Ahora se sitúa en torno al centenar, lo que supone un 14 % menos que hace un año. Pero también desde la junta local de Cáritas hablan de cronificación. Aseguran que hay casos dramáticos, que requieren el pago de alquileres, recibos de la luz y clases de apoyo para los niños. Al igual que en Ribeira, pretenden incidir en la formación de cara al nuevo año y seguirán recurriendo a la solidaridad de los vecinos: «A verdade é que explotamos moito ao pobo, que sempre está disposto a responder. Ata hai xente que ven con ovos, patacas ou outros produtos da súa horta», apuntaron desde la entidad.

El descenso de demandantes de ayuda también es notable en Boiro. La presidenta de Cáritas, Lupe Tubío, explicó que estas Navidades se contabilizaron en torno a 40 familias: «Tiñamos bastantes máis, pero estase percibindo un baixón importante». Al igual que sus colegas de Ribeira y Noia, también ella habla de la formación como el eje del programa a desarrollar en el 2019: «Nós xa poñemos como condición para acceder á axuda estar en posesión do título de ESO e a aqueles que non o teñen brindámoslle a nosa axuda para que o poidan obter. Para nós é fundamental, pois é un requisito que se esixe incluso para a limpeza das praias. O verán pasado houbo quen se quedou sen este traballo por carecer del».

Estos días, las juntas locales de Cáritas y Cruz Roja, así como otras oenegés de la comarca, dedican sus esfuerzos para tratar de garantizar que ningún niño se quede sin juguetes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Las oenegés alertan de que los casos de pobreza se vuelven crónicos