La esgrima que no entiende de edades

Antón Parada

RIBEIRA

CLUB FALCATA DE ESGRIMA HISTÓRICA

Secun Fandiño integra un equipo de expertos en armas de distintas épocas históricas que compite a nivel estatal

08 jun 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Varios hombres y mujeres, caracterizados como moros y cristianos, están subidos a un escenario representando el regreso de las Cruzadas del señor de un castillo. Las declamaciones y los versos aluden a una serie de cómicas infidelidades, que finalizan con el sonido del acero al desenvainar, para ejecutar complicadas y elaboradas técnicas de esgrimista. ¿Se imaginan una disciplina deportiva que aúne el dominio de las armas con otras artes como el teatro? Precisamente, esto es lo que hace el vecino de Ribeira Secun Fandiño, a través del Club Falcata de Esgrima Histórica.

Podría decirse que estas armas no entienden de edades, pero no en lo referente a las de quienes las portan, sino a la propia historia. Este equipo conformado por integrantes de diversos sitios, pero con base en el gimnasio vigués Vicus Sport, se formó en el 2012 para competir e impartir clases de la disciplina conocida como artes marciales europeas históricas ?cuyo acrónimo en inglés es el de HEMA?. Desde entonces, han disputado el nacional de esgrima artística y realizan exhibiciones en distintas ferias y muestras, como la de A Reconquista.

La técnica

«Parte de los miembros procedíamos del mundo de las artes marciales orientales», explicó Secun Fandiño, para indicar que existen ciertas similitudes entre este deporte y una cata de armas. Entre los fundadores de Falcata se encuentran profesionales de la talla del doctor en INEF Ricardo Soto y César Massó. Mientras el primero está especializado en las armas propias del medievo y la Roma clásica, el segundo es experto en la época renacentista.