La falta de titulados náuticos dificulta el despacho de barcos a los armadores

Los puestos de patrón y jefe de máquinas son los que tienen mayor demanda

J. Sande
Ribeira / la voz

La pesca es una actividad difícil y dura, pero en los agudos años de la crisis actuó como una salvaguarda para muchos barbanzanos. Este sector se convirtió en una alternativa de empleo para quienes habían perdido su trabajo y buscaban una fuente de ingresos. A pesar de las dificultades por las que atraviesa debido a las restricciones de cuotas, continúa siendo un puntal de la economía barbanzana. Aunque en los últimos años se han desguazado numerosos barcos, las empresas buscan fórmulas para salir adelante. Uno de los problemas con los que se están topando muchos armadores desde hace algún tiempo es la falta de titulados náuticos, lo que motiva que en ocasiones tengan auténticas dificultades para despachar los barcos.

Los quebraderos para encontrar profesionales que trabajen en el puente o como motoristas traen de cabeza a los dueños de buques. Así lo explicaba ayer un armador muradano del arrastre, quien recalcaba los contratiempos derivados de la falta de personal cualificado. Este empresario manifestaba que no es sencillo encontrar personas con los certificados de patrón de litoral, altura o patrón costero polivalente, entre otras.

Un problema que se extiende

Aunque la carencia de titulados tiene una elevada repercusión en una comunidad como la gallega, varias de las personas consultadas indicaron que la situación no es exclusiva de Galicia. De hecho, algunos comentaron que realizaron ofertas en otras comunidades y que, hasta la fecha, no han tenido suerte.

Un empresario que trabaja estrechamente con el sector precisó que la situación llega a tal extremo que hasta hay disputas para conseguir titulados.

Otro contratiempo, comentan los armadores, es que quienes están en situación de poder desarrollar el trabajo carecen de experiencia o no tienen el número mínimo de jornadas de mar para poder asumir el control de una embarcación.

Algunos se lamentan de que no existan más cursos, mientras que otros indican que el problema radica en que «a xente foxe do mar, non queren dedicarse a iso». Sin embargo, esta opinión contrasta con la que ofrecen en la Escola Oficial Náutico-Pesqueira de Ribeira, donde subrayan que el número de matrículas no ha descendido, lo que pone de manifiesto que sí hay interés por dedicarse a este oficio.

Con todo, en este centro formativo reconocen estar al corriente de las dificultades que se están registrando.

«Teño un buque máis grande, pero non atopo xente»

El armador del cerco de Portosín Óscar Carreño tiene ahora una embarcación de 32 metros de eslora a cuyos mandos debe estar una persona con la titulación requerida y, precisamente, ese es su problema: «Teño un buque máis grande, pero non atopo xente. No barco hai un rapaz que fixo o ciclo, pero fáltanlle dous meses de mar».

 

Carreño indica que tanto él como sus dos socios llevan tiempo buscando, pero sin éxito: «Necesitamos a alguén que teña o título de patrón costeiro polivalente e ofrecemos un bo soldo, pero non hai maneira. Xa levamos tempo e, por agora, o traballo está a ser infrutuoso».

Seguir leyendo

«Se trata de un tema que debe ser objeto de análisis»

No ha detectado el director de la Escola Náutico-Pesqueira de Ribeira, Pedro Riveiro, un descenso en el número de matrículas en los cursos, pero está al tanto de las dificultades de los armadores: «Se trata de un tema que debe ser objeto de análisis. ¿Por qué esa gente que obtiene la titulación no se embarca?».

 

Manifiesta que, en ocasiones, «quienes han realizado un ciclo no consiguen embarcar, algo que es fundamental para obtener la tarjeta de identificación profesional, y eso puede motivar que, pese a terminar sus estudios, no logren trabajar en el mar».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

La falta de titulados náuticos dificulta el despacho de barcos a los armadores