Barbanza le cantó al carnaval con ironía

P. Bretal

RIBEIRA

MARCOS CREO

La jornada del martes estuvo marcada por los concursos de murgas en Ribeira y O Son y por la degustación
de filloas en Boiro

14 feb 2018 . Actualizado a las 05:15 h.

Después de las primeras jornadas de carnaval, en las cuales los vecinos de la comarca demostraron que Barbanza se toma muy en serio la fiesta del antifaz y el confeti, ayer llegó la verdadera prueba de fuego para los auténticos amantes de esta celebración. Y es que le tocó el turno al gran desfile ribeirense y a los concursos de murgas de Porto do Son y también de Santa Uxía, donde las comparsas compitieron por mostrar su esfuerzo en confeccionar elaborados disfraces o cantar la rima con más ingenio y picardía.

La primera cita carnavalera tenía lugar al mediodía en Boiro, concretamente en la sala de exposiciones y eventos situada en el mercado municipal. En su interior, los asistentes pudieron degustar alguno de las exquisitos platos que los alumnos del taller de empleo de hostelería habían cocinado de forma expresamente artesanal. Las orejas y las filloas compusieron el apropiado menú de postres típicos de esta fecha que no dejaron indiferentes a ningún presente.

Ya por la tarde, todos los ojos estaban puestos en las calles de la capital barbanzana. Aún bajo la amenaza de la lluvia, centenares de ribeirenses gozaron del clásico desfile anual que partió del auditorio municipal para recorrer la gran avenida del malecón y dar la vuelta en el parque García Bayón. Junto a ellos caminaban las múltiples charangas que se encargaron de poner la banda sonora original de la marcha con los ritmos más desenfrenados.