Una bomba sobre cuatro ruedas

Inhabilitan un turismo en Ribeira después de que lo llevaran a someterse a la revisión de la ITV y fuera rechazado por 24 fallos

.

Andaba de milagro. Eso fue lo que debieron pensar los trabajadores de la estación de la inspección técnica de vehículos (ITV) de Ribeira cuando esta semana se presentaba en las instalaciones de Xarás un Seat Marbella que el pasado marzo había cumplido 22 años rodando por las carreteras. Aunque hay muchos vehículos que tienen ese tiempo y están perfectamente, este no fue el caso del turismo en cuestión, que nada más entrar en el túnel para realizar el examen comenzó a dejar patente que su propietario no había llevado a cabo el correspondiente mantenimiento.

Hasta un total de 24 fallos se detectaron durante la revisión, y eso que quedó pendiente de comprobar el nivel de emisiones contaminantes, porque sino seguramente hubieran sido todavía muchas más. Por si esto fuera poco, la mayoría de los defectos ?16? están calificados como graves, mientras que siete eran leves y uno muy grave. Para localizar este último desperfecto los empleados de la ITV no tuvieron que hacer demasiados esfuerzos, puesto que se trataba del líquido de frenos, que perdía el vehículo a través de un tubo flexible, «e con pingueiras continuas», según se hizo constar en el informe.

Los neumáticos gastados, la dirección desalineada, alguna luna agrietada, la carrocería y el chasis en muy mal estado y con aristas cortantes, las placas de matrícula llenas de adornos antirreglamentarios, y la práctica totalidad de las luces de señalización fundidas (desde la de marcha atrás, hasta la de dirección, niebla y los intermitentes) fueron otros de los fallos que le descubrieron a este Seat Marbella ribeirense, que también presentaba problemas en los amortiguadores, el sistema de escape y la transmisión, además de habérsele instalado un gancho de remolque para lo que no se había solicitado permiso.

Caso excepcional

«Afortunadamente no es habitual encontrar un turismo así. Normalmente, los vehículos que son rechazados en la ITV suelen tener uno, dos o tres defectos como mucho, pero no es normal tener 24, eso es excepcional», explicó ayer Carmen Fernández, portavoz de la empresa Supervisión y Control (SYC) que gestiona la estación de Ribeira. Recordó que la edad no es un factor determinante a la hora de superar o no el examen, porque lo importante es hacer un correcto mantenimiento.

Fernández también apuntó que cuando un turismo es rechazado por un fallo grave, solamente puede circular para ir al taller a repararse y luego regresar a la ITV. Sin embargo, cuando se trata de un defecto muy grave, como en el caso de este Seat Marbella, el vehículo queda inhabilitado para circular por vías públicos, y debe ser trasladado por una grúa. «Nosotros informamos al titular, pero no obligamos a hacer nada. Es el titular el que tiene que optar por llamar a la grúa o arriesgarse a ser multado», dijo.

La mitad de coches pasan antes por un taller mecánico

Aunque no hay datos oficiales, la mitad de los coches que tienen que pasar la ITV acuden antes a un taller de mecánica especializado para una revisión del turismo y que este no tenga ningún problema en superar el examen. Sin embargo, hay otros conductores que deciden hacer lo contrario: primero acuden a la ITV para que les detecten los desperfectos y luego acuden a arreglarlos. «Todo depende del tiempo que tenga cada uno», apuntó Fernández.

Votación
3 votos
Tags
Comentarios

Una bomba sobre cuatro ruedas