Limpieza de verano

Una vecina ribeirense se apoyaba en la cornisa de un cuarto piso mientras limpiaba las persianas


Las ventanas siempre han sido el peor escollo a la hora de limpiar un hogar. Desmontar cristales y persianas es un trabajo duro, engorroso, costoso y que a nadie le reporta demasiadas alegrías. Ayer, una vecina de Santa Uxía de Ribeira encontró la solución perfecta para no tener que retirar ni un solo tornillo. Tomó el camino más fácil y más peligroso: se subió al alféizar de la ventana y limpió persianas y vidrios.

Estaba a cuatro pisos de altura pero no dudó un segundo. La imagen recorrió teléfonos móviles y redes sociales durante todo el día. La osadía que demostró la señora bien se lo merecía, aunque su imprudencia pudo acabar por atraer a bomberos, Policía Nacional y Guardia Civil. La limpieza en este caso no entendió ni de precauciones ni de vértigos.

Su afán de trabajo y su valor para encaramarse en la ventana quedan fuera de cualquier duda, aunque la jugada pudo salirle muy cara a la señora y a su familia. Que quedó limpio hasta el último milímetro de suciedad no es necesario asegurarlo. Nadie se cuelga de un cuarto para dejar el trabajo a medias.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
48 votos
Tags
Comentarios

Limpieza de verano