Ribeira recupera parte de su pasado

Los trabajos de excavación realizados en el yacimiento, de dos hectáreas de superficie, han permitido descubrir que se trata de uno de los asentamientos más antiguos de la comarca


Las construcciones que están al descubierto se consolidaron FOTO

Poco podían pensar los ribeirenses hace un tiempo que uno de sus montes más emblemáticos, el situado al lado del concurrido mirador de Pedra da Ra, escondía restos cruciales para escribir uno de los principales capítulos de la historia del municipio. Ni siquiera los expertos en la materia esperaban que los primeros trabajos de excavación del castro de A Cidade arrojaran datos tan interesantes, como los que confirman que se trata de uno de los asentamientos más antiguos de la comarca.

Y es que cuando a comienzos del año pasado, de la mano del proyecto Riveira Atlántica, desembarcaron en dicho monte quince arqueólogos, había poco más que matorrales y zarzas. Los trabajos, dirigidos por Miguel Ángel Vidal, permitieron ir sacando a la luz restos que sorprendieron a los propios profesionales. «Estaba dentro do posible, claro, pero careciamos de referencias porque este castro nunca fora intervido e só estaba á vista unha estrutura moi pequena», reconocía el director de las excavaciones.

Miguel Ángel Vidal y su equipo no tardaron en localizar siete construcciones, todas ellas de piedra. Fueron limpiadas, restauradas y convenientemente señalizadas. Ni qué decir tiene que, desde que los interesantes vestigios empezaron a salir a la luz, el castro de A Cidade pasó a ser destino de vecinos y turistas, interesados en conocer lo que se escondía tras el frondoso manto vegetal del monte.

Pero, a nivel arqueológico, lo más interesante son las seiscientas piezas halladas durante las excavaciones. Se trata de restos cerámicos, objetos metálicos y elementos de hierro que permitieron, tras la realización de las pruebas pertinentes, situar la ocupación de este asentamiento en la Edad de Hierro.

Solo el principio

La importancia de los restos encontrados y la expectación causada entre los vecinos ha logrado situar el castro de A Cidade entre los puntos de mayor interés del municipio. Y eso que las formaciones que han visto la luz son solo una pequeña parte del gran yacimiento que, según los especialistas, estaría todavía bajo tierra. De hecho, de las dos hectáreas que ocupa el asentamiento solo se ha trabajado en una pequeña franja de 450 metros cuadrados.

El arqueólogo Miguel Ángel Vidal está convencido de que el monte de A Cidade esconde aún gratas sorpresas. Hace poco tiempo declaraba: «As expectativas apuntan alto, só polo feito do tamaño que ten o xacemento, preto das dúas hectáreas, cando o normal nesta zona é a metade. Penso que iso ten que ter un significado».

El Concello de Ribeira, como no podía se de otra forma, quiere escribir más capítulos sobre la historia del municipio y, por extensión, de toda la comarca. Los vecinos también piden ver más vestigios. Solo falta disponer del dinero necesario.

Se excavaron 450 metros cuadrados FOTO

Los trabajos acabaron el pasado año FOTO

Los trabajos realizados sacaron a la luz siete construcciones de piedra

Solo se han excavado 450 metros cuadrados, el 5% de la superficie total

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Ribeira recupera parte de su pasado