Los desprotegidos del cáncer

Ángel Paniagua Pérez
Ángel Paniagua VIGO / LA VOZ

RIBEIRA

Beatriz Figueroa sigue su campaña
Beatriz Figueroa sigue su campaña BENITO ORDÓÑEZ

Los médicos dicen a los pacientes que no les conviene trabajar y estos no se sienten con fuerzas. El INSS les obliga, al no reconocerles la incapacidad

04 feb 2015 . Actualizado a las 18:51 h.

La batalla contra el cáncer no se libra solo en las salas de radioterapia, en los sillones de los hospitales de día o en las consultas de oncología. Ni siquiera en los laboratorios de investigación. La lucha contra el cáncer también se libra en los despachos administrativos, en la burocracia del Estado. Lo ha vivido en carne propia Beatriz Figueroa, letrada viguesa que, hace casi dos años, salió a la calle bajo una pancarta que rezaba «El Sergas te cura el cáncer, el INSS te mata de hambre». Su protesta destapó una realidad silente: la de los pacientes desprotegidos. El médico les recomienda no trabajar, los inspectores le dicen que sí son aptos. Al final, no trabajan; pero tampoco reciben ayudas.

A Anabel Martínez le cuesta hasta peinarse
A Anabel Martínez le cuesta hasta peinarse
 «El inspector me dijo que si me daba la incapacidad a mí tenía que dársela a todas las operadas de cáncer de mama», cuenta Anabel Martínez, lucense de 44 años. Ella no puede levantar pesos. «Hasta para peinarme me ayudan mis hijos y mi marido, que son mi gran apoyo y han asumido gran parte de mis limitaciones», explica. Pero el Instituto Nacional de la Seguridad Social le dice que tiene que trabajar. Ha demandado al INSS, aunque el juicio no llegará hasta abril... del 2016. Le han reconocido un 24 % de discapacidad. Trabajaba en un departamento de logística y distribución. «Un cáncer no se cura de la noche a la mañana», insiste, y menos en su caso, que sigue en tratamiento.

Hoy se celebra el día mundial contra esta enfermedad. El caso de Beatriz Figueroa llegó al Congreso. Recogió firmas en toda España a través de la plataforma Change.org. Es la segunda campaña que más apoyos ha concitado. En octubre presentó más de medio millón de firmas en el Parlamento, con una proposición para cambiar la ley para proteger a los pacientes oncológicos. El PP rechazó tomarla en consideración. Desde que se lanzó a esa aventura, no deja de recibir correos de gente de todo el país en una situación parecida.