3-0 | El Unión sigue de dulce y ya se asoma a la zona media tras vencer al Fisterra

La Voz

RIANXO

MARCOS CREO

Los de Asados dominaron el encuentro frente al colista de la categoría y tuvieron ocasiones para conseguir un resultado más abultado

27 nov 2022 . Actualizado a las 19:58 h.

En 12 jornadas que se han disputado en Preferente el Unión ha vivido la parte más dura del fútbol, pero ahora disfruta de los buenos momentos que ofrece este deporte. La primera victoria de los rianxeiros en la categoría se hizo esperar. Llegó, y desde entonces los de Asados ganaron una confianza que se está demostrando sobre el césped. Ante el Fisterra consiguieron su tercer triunfo consecutivo (3-0) y mantienen la buena dinámica que motiva que asomen la cabeza a la zona media de la tabla, el objetivo para lograr la permanencia pasando los menores apuros posibles.

Los rojillos fueron los claros dominadores del encuentro ante el colista. A pesar de ello, al tiempo de descanso solo llegaron los locales con un gol de ventaja, el conseguido por Isma, que recibió un pase en profundidad de Anxo, regateó al portero visitante y marcó a placer. La distancia en el electrónico pudo ser mayor, ya que el propio Isma y Saviola gozaron de buenas ocasiones para aumentar la renta, pero no estuvieron precisos en la definición.

La tranquilidad

Volvieron los jugadores de los vestuarios, y aunque el Unión era superior había cierta preocupación por lo corto del resultado. Tuvo que esperar cinco minutos la parroquia local para respirar con más tranquilidad, el tiempo que tardó Pablo Rebo en empujar el esférico tras una buena jugada por banda que acabó con un pase al área que no desaprovechó el 16 de los rojillos.

Con el 2-0 bajó la intensidad y los barbanzanos se relajaron, algo que lamentó el técnico José Luis González, ya que hubiera preferido sumar más goles «porque ao final da liga poden facer falta».

Hubo que aguantar en el campo de Vilas a los últimos compases del encuentro para ver el tercer tanto. Eso sí, la espera mereció la pena. Dani Silva conectó un zapatazo desde más de treinta metros que acabó con el balón colándose en la portería por la escuadra. El Unión sigue de dulce y afronta la próxima visita al Montañeros sin complejos.