Oportunidad perdida

Ana Gerpe EL BALCÓN

RIANXO

11 oct 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Los bancos de libre marisqueo de la ría de Arousa, antaño grandes despensas de bivalvo, languidecen, y lo más preocupante es que ni tan siquiera a medio plazo se observa que vaya a producirse un cambio de tendencia. Al ritmo actual, salvo que la naturaleza vuelva a mostrar su capacidad para sobreponerse a las adversidades provocadas por el ser humano, todo apunta que estas zonas de trabajo van camino de convertirse en masas de agua y arena estériles. Algunos puede que hasta estén frotándose las manos, pensando que Cabío puede ser una excelente ubicación para la cría de salmones, por ejemplo.

Pareció existir una oportunidad para el libre marisqueo cuando, tras años de batallas, las cofradías decidieron unirse y constituir Rañeir@s da Ría. La cofradía de Rianxo acogió el nacimiento de una asociación con la que se pretendía dar un giro a la baja productividad que estaba afectando a las concesiones administradas por la Xunta.

Ha sido una oportunidad perdida. Las cofradías han sido incapaces de levantar los raños a una y la campaña de libre marisqueo que arrancará el día 18 estará gestionada por una entidad de la que no forman parte ni la mitad de las cofradías cuyos socios faenan en O Bohído, Os Lombos, Cabío y Otras zonas.