El ángel de la Guardia Civil de Rianxo: «Se o carriño do bebé acaba chegando á estrada, a nena mátase»

Ana Lorenzo Fernández
Ana Lorenzo RIBEIRA / LA VOZ

RIANXO

El carrito estaba parado en la farmacia cuando el freno se soltó y fue cuesta abajo por Irmáns Insua
El carrito estaba parado en la farmacia cuando el freno se soltó y fue cuesta abajo por Irmáns Insua

El sargento Primitivo Alise rescató un cochecito que se precipitaba por una cuesta

14 sep 2021 . Actualizado a las 17:20 h.

Podría haber sido una auténtica tragedia, pero un cúmulo de casualidades hizo que todo quedase en un buen susto y que Rianxo pueda presumir de tener un nuevo ángel de la guarda, o más bien de la guardia, porque se trata de un agente del instituto armado. Todo ocurrió el pasado miércoles al mediodía, cuando una abuela dejó un momento el carrito de su nieta a la puerta de la farmacia situada en la calle Irmáns Insua de la villa rianxeira, a la que entró a hacer una compra. La niña estaba durmiendo en ese momento, pero no se sabe muy bien si se despertó o solo se movió, ya que el freno del cochecito se soltó y comenzó a rodar sin control por la cuesta abajo a gran velocidad.

Al hecho de que la pendiente de la vía es bastante pronunciada, también se añadía otro peligro más, puesto que la acera termina en una carretera con mucho tráfico. El sargento de la Guardia Civil de Rianxo, Primitivo Aliste, se encontraba en ese momento hablando con una persona a las puertas del cuartel, situado en las inmediaciones, y fue testigo directo de todo. «Alguén comezou a gritar: ‘Que se vai o carriño’. Eu nin o pensei e empecei a correr ata que conseguín paralo. Puido ser unha desgraza, porque se o carriño do bebé acaba chegando á estrada, a nena mátase», apunta el agente.

En esos pocos segundos no le dio tiempo a pensar nada, ya que el impulso de salvar a la pequeña pudo más que mirar por su propia seguridad. Ahora, cuando lo piensa fríamente, reconoce que puso en peligro su propia vida, aunque todo acabó con final feliz. «Só pensaba en parar o carriño, e non mirei para ningún lado máis cando crucei a estrada. A verdade é que puido pasar un camión ou un coche e levarme por diante porque é unha vía con moito tráfico», reflexiona Primitivo Aliste.