El bipartito de Rianxo se sostiene sobre los cimientos de la estabilidad

Marta Gómez Regenjo
Marta Gómez RIBEIRA / LA VOZ

RIANXO

CARMELA QUEIJEIRO

BNG y PSOE han sabido acomodarse para convivir sin tensiones

11 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Tras la experiencia del mandato anterior, en el que gobernó en minoría, el BNG de Adolfo Muíños agradece la estabilidad que le aportó el pacto sellado con el PSOE hace dos años y que sirve de cimiento para un ejecutivo rianxeiro que, si bien recibe muchas críticas por parte de la oposición cuestionando su falta de iniciativas en determinadas cuestiones, está viviendo un mandato plácido.

Para ello es fundamental la buena sintonía entre los socios que integran el bipartito, que han sabido acomodarse el uno al otro, evitando tensiones que pudieran poner en peligro, no solo la convivencia entre ambos y el pacto que les da una amplia mayoría, sino la línea de gobierno marcada. Cierto es que proyectos importantes que llevan mucho tiempo sin materializarse, con el Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM) como el gran caballo de batalla y el reto fundamental para los próximos años, siguen pendientes. El gobierno rianxeiro confía en sacar adelante el planeamiento urbanístico antes de una nueva cita con las urnas, y habrá que ver si finalmente lo consigue, pero lo que sí es cierto es que la estabilidad que ofrece contar con una representación tan mayoritaria en la corporación despejará el camino para que así sea.

Tres cuartos de lo mismo pasa con los presupuestos, que están prorrogados, una cuestión que se prevé que quede resuelta este verano, junto con la liquidación, que permitirá utilizar el remanente para sacar adelante nuevas actuaciones. En este sentido, se está haciendo un esfuerzo por llevar el saneamiento y el abastecimiento a núcleos que carecen de estos servicios como prometían los programas electorales.

Sin embargo, esta política de lo cotidiano y de ir resolviendo las cuestiones del día a día se antoja poco ambiciosa para un municipio que sigue perdiendo población y músculo comercial. Aunque con las limitaciones de toda Administración local, el ejecutivo de Rianxo tiene en su mano utilizar la estabilidad de la que goza para concretar iniciativas de futuro.

LA RADIOGRAFÍA

Planeamiento urbanístico. Es la gran asignatura pendiente en Rianxo, donde siguen estando vigentes las normas subsidiarias de los años 80. El PXOM está pendiente de que se informen las alegaciones presentadas para poder continuar su tramitación.

Centro de día. Otro de los grandes retos es la puesta en marcha del servicio asistencial tras la compra del pazo de Rianxiño. La Xunta por el momento no se muestra muy favorable a colaborar en este proyecto, así que el Concello busca apoyos en otras Administraciones para lograrlo.

Impulso al parque empresarial. Uno de los objetivos que se fijó el ejecutivo local fue favorecer las condiciones para que el polígono de Té despegase mediando con SEA y con incentivos, y las últimas ventas sitúan ya la ocupación en torno al 70 %.

Internet. Rianxo cuenta con una red de espacios públicos, tanto en la villa como en las parroquias, de accedo gratuito a redes wifi públicas.

Servicios básicos. Falta para que se alcance el saneamiento integral y la red de abastecimiento llegue a todo el municipio, pero en estos dos años se han dado avances en ese sentido, que se completan con la obra que está ejecutando la Xunta en la EDAR.

Alquiler social. Se han rehabilitado las viviendas de los maestros para alquiler social, pero sigue pendiente la ordenanza que lo regule.