Una exposición para reivindicar el valor del trabajo artesanal y local

«Labores de confinamento» muestra las creaciones de tres vecinas de Rianxo

m. x. b.
ribeira / LA VOZ

Estado de alarma y pandemia mundial eran palabras que nunca hubiésemos deseado añadir a nuestro vocabulario. Pero el 14 de marzo el país entró en una nueva realidad que lejos estaba de parecerse a la antigua. Quedarse en casa era la mejor solución para frenar una crisis sanitaria sin ningún tipo de precedente. Con el confinamiento comenzaron a aparecer en casa héroes anónimos que ponían su grano de arena para hacer más amena la cuarentena.

Es el caso, entre muchos otros, de las rianxeiras María Luísa Martínez, Dolores Vicente (Descrochet) y Lolita Valallo, que durante estos meses pusieron sus máquinas de coser a funcionar. De manera completamente artesanal y altruista empezaron a hacer mascarillas en un momento de emergencia en el que conseguirlas era una misión casi imposible: «Comezamos a coser máscaras, pero non fomos as únicas. Os concellos pediron axuda e moitos apuntáronse. É o labor da xente en común e sen esperar nada a cambio», explica Martínez.

Dominan la técnica desde los 14 o 15 años, pues la costura siempre fue para estas tres amigas una forma de evadirse. En una emergencia sanitaria como la vivida, lo fue más si cabe: «É unha maneira de liberar a mente, de illarse do mundo, porque só estás pendente diso». Como si de una vía de escape se tratase, las mascarillas fueron su primera opción, pero no la única. Las hicieron para el Concello -como muchos otros vecinos-, pero también personalizadas e incluso de comunión. Chales, trajes artesanales, muñecos y joyas fueron otras de las creaciones a las que estas tres artesanas dieron forma durante la cuarentena: «Algunhas eran cousas que xa tiñamos na mente, como os chales para o pregón mariñeiro da Guadalupe; outras eran máis por necesidade, como as máscaras personalizadas; e outras eran por facer o favor, por exemplo, unha veciña que me pedía un boneco porque era o aniversario da neta... deste xeito fomos creando».

Cuando definitivamente se pudo salir a la calle, en el esperado reencuentro, pusieron en común las obras que habían hecho, concluyendo que era una pena que todo ese material quedase en el olvido: «É unha mágoa que se perda o traballo destes meses. Falamos da xente que axudou e pensamos en facer a exposición no local dunha das compañeiras. Queremos que se vexa a importancia da labor da xente que traballou na casa». Luísa Martínez confiesa que así nació Labores de confinamento.

Reivindicar el comercio local

Realizar toda esta obra fue posible gracias a los pequeños locales que continuaban con su trabajo: «Puidémolo facer grazas aos veciños que tiñan tendas pequenas e que nos podían vender fío e goma». En meses en los que la economía estaba completamente parada, el comercio local resurgió para reclamar la importancia que tiene en la vida diaria: «Démonos conta de que as grandes superficies non che quitan dun apuro. Non vas pedir un tubo de fío por Internet. Son os veciños os que che van axudar».

Algo que podría parecer tan simple como adquirir materiales básicos para coser se volvió una odisea saciada por los pequeños comerciantes. Con la exposición Labores de confinamento, las tres artesanas desean poner en valor no solo su trabajo, sino el de los pequeños comercios que lo hicieron posible: «Queremos agradecerllo ós pequenos comerciantes que nos axudaron e que durante a pandemia fixeron un papel fundamental. Agora que todo volveu á normalidade non nos podemos esquecer deles».

En una muestra más de humildad. La exposición es un homenaje a todas las personas que en el confinamiento pusieron su grano de arena para mejorar la situación: «A base de todo foi a maneira altruísta na que a xente traballou coa súa máquina de coser».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Una exposición para reivindicar el valor del trabajo artesanal y local