El reto más difícil para la Rianxeira

Afectada por las bajas, la bancada quiere disfrutar de un verano sobre la trainera


Ribeira / la voz

Corazón, pasión y apretar los dientes. A esto se tendrán que agarrar los remeros de Rianxo en una de las temporadas más difíciles que se recuerdan. El confinamiento y el golpe del covid-19 no ayudó a los de la villa de Castelao, que vieron como perdían efectivos antes del arranque de la competición. Pero ni así tiraron la toalla. A pesar de que otros equipos decidieron mantener las traineras en tierra, ellos tenían claro que si había posibilidad remarían en los mares gallegos.

«A día de hoxe todo é unha incerteza. O equipo é parecido ao do ano pasado, pero estamos máis condicionados para facer rotacións e cambios porque vamos máis xustos», afirma el presidente de la entidad, un Ramón Vicente que apuesta a favor de que sus chavales darán la talla: «O noso obxectivo é aguantar o tirón. Confiamos neles porque deron a cara polo club e, pase o que pase, estaremos con eles».

No se antoja un verano plácido para la trainera rianxeira, más todavía con todas las incógnitas que no se resolverán hasta la primera regata de hoy en Cabo de Cruz. Moncho Sestayo, el técnico de la tripulación, reconoce que «os rapaces están ilusionados, teñen ganas que isto comece. Non é a temporada soñada, pero polo menos podemos gozar do remo durante o verán. Esperemos que non teñamos que pechar todo».

La pretemporada

Al igual que el resto de bancadas, en Rianxo tampoco han podido contar con las horas de mar que se necesitan para pulir la remada. «Do ano pasado a este tivemos dez baixas. Cando contábamos todo o bloque para competir pois atopámonos co covid e varios marcharon. Son problemas que foron xurdindo, pero o equipo foi quen de superalos, aínda que saibamos que non vaia ser un verán sinxelo», reconoce Vicente.

Rianxo no será el único equipo que se encuentra en una situación similar. Mera, Muros y quizás Esteirana también deberán pelear por evitar el descenso, que se decidirá en un playoff entre el último de la Liga A y el segundo y el tercero de la B.

Lo que sí es seguro es que serán uno de los equipos más jóvenes de las tres tandas de la primera división. «Contamos con moitos rapaces, algúns xuvenís e sénior de primeiro ano. Veteranos somos tres», reconoce Sestayo, quien sabe que la clave del rendimiento de la bancada estará en la capacidad que tengan los más jóvenes de adecuarse al ritmo y a la exigencia de la LGT.

«Nos últimos adestramentos estase mellorando e a iso temos que agarrarnos. Ata que non arranque a liga non podemos saber onde vamos a estar. A partir de luns será o momento de falar e de cambiar o que sexa necesario», afirma Ramón Vicente. Rianxo se ata a su tradición para demostrar que, a pesar de todas las trabas, tiene espíritu para afrontar su reto más difícil contra viento y marea.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El reto más difícil para la Rianxeira