O Furancho de Rianxo, donde las mariscadas son tamaño XXL

Las bandejas, de más de metro y medio, se preparan en un local anexo al bar y se meten por la ventana


Las mariscadas constituyen un plato típico de Barbanza, donde hay materia prima en abundancia y de gran calidad, pero algunas de las que se sirven en O Furancho de Rianxo son, por su tamaño, de récord. Tanto es así que hay bandejas que han tenido que ser introducidas, para sorpresa de los comensales, por la ventana.

El singular fenómeno se produjo en más de una ocasión, cuando el dueño del negocio, Perfecto Gómez, fue requerido para saciar el apetito de una decena de personas. Recurre para ello a bandejas que tienen más de un metro y medio de largo, que prepara a modo de mosaico, como él mismo explica, en un local anexo al restaurante. Ante la imposibilidad de introducir después la comida por la puerta, sirve las mesas abriendo de par en par las ventanas.

Las gigantes bandejas se adornan con siete, ocho o nueve tipos de mariscos, dependiendo de la temporada y las vedas. Cigalas, nécoras, centolla, vieira, zamburiña, almeja, percebes, camarón, buey... La prioridad la tienen los productos locales, pero de lo que se trata es de poner a disposición de los clientes un amplio abanico. 

Por encargo

Por norma, estas mariscadas XXL suelen ser plato único, para completar únicamente con un postre. Pero para aquellos que tienen un buen saque hay alternativas: «Se é un grupo grande, de bos comedores, igual piden algo de croca ou catro tiras de churrasco, pero o normal é que a xente quede satisfeita co marisco».

De lo que sí advierte el hostelero de Rianxo es de que para degustar estas impresionantes mariscadas es necesario reservar con una antelación nunca inferior a los dos días, para garantizar existencias. El precio puede variar, pero suele situarse en torno a los 45 o 50 euros por cabeza.

No solo de marisco se pueden alimentar los clientes de O Furancho. Por los fogones del local pasan otras delicias relacionadas con el mar que baña Rianxo, como choco con arroz, solla, rodaballo... Siempre capturas de la flota local. El chef trata de satisfacer los deseos de todos los comensales, pero aquello que se salga de la carta debe ser demandado siempre bajo reserva. El punto fuerte del local son las raciones y hay sobre una treintena para elegir.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
38 votos
Comentarios

O Furancho de Rianxo, donde las mariscadas son tamaño XXL