El rianxeiro que lidia una batalla contra la presencia de plásticos en la costa

En su última cruzada lleva recogidos 12 sacos de residuos en el puerto de Taragoña


ribeira / la voz

Son pocas, pero hay personas que, de forma totalmente altruista, dedican parte de su tiempo a hacer el bien común. El rianxeiro Mariano Saborido Hernández es uno de los guerreros que luchan en ese frente. En su caso, ha decidido emprender una cruzada contra la presencia de residuos, sobre todo plásticos, en el litoral. Practicar senderismo, tanto por el monte como por la costa, desde hace más de una década, le ha empujado a querer ver limpio el entorno. Asegura que, a sus 76 años, recoger basura es una de las actividades que le hace sentirse realizado. Tanto es así que, cuando se pone manos a la obra, no para hasta que consigue su objetivo.

Su último reto ha consistido en liberar de residuos la zona de O Porto, en Taragoña. «É un lugar que está preto da miña casa e polo que camiño dúas ou tres veces por semana. Estaba farto de ver tantos plásticos sementados pola area, así que me dou por poñerme a recollelos», explica. Y en tres jornadas de trabajo, de un par de horas cada una, consiguió reunir una docena de sacos de grandes dimensiones, a los que incorporó un congelador, retirado también de la costa.

Tanto en esta como en otras hazañas llevadas a cabo con anterioridad, Mariano Saborido comprobó con pena como, la mayor parte de los residuos que llegan a la arena, están relacionados con el colectivo marinero: «Hai botellas e envases de plástico de todo tipo, pero fundamentalmente atopo cordas, redes e sacos dos que empregan nas bateas. Eles deberían ser os primeiros interesados en ter o mar limpo».

El rianxeiro asegura que esta ocupación lo mantiene activo y satisfecho consigo mismo, aunque es consciente de que a más de uno le puede parecer una locura: «Se me ven andar cos sacos estes días, seguro que me chamarían tolo, porque tiven que levalos ao porto, a unha zona de fácil acceso, e fun por un camiñiño que abrira Senda XXI hai uns tres anos. Non me preocupa o que pense a xente, son dos que opinan que se todo o mundo se queda de brazos cruzados, non se consegue nada».

Y con esta filosofía piensa seguir viviendo Mariano Saborido en el futuro. Reconoce que también le gustaría actuar en el monte, otro de sus escenarios preferidos a la hora de practicar senderismo, pero no se atreve: «Baixo á praia dúas ou tres veces por semana para camiñar. Antes ía moito polo monte, pero agora busco lugares que sexan máis concorridos, por se me pasa algo».

Varios antecedentes

Aunque la actuación que ha llevado a cabo en los últimos días en la zona de O Porto de Taragoña ha sido una de las más relevantes de su currículo como guerrero medioambiental y ha llamado la atención de aquellos que lo vieron en acción, este rianxeiro cuenta con varios antecedentes en la materia. Se ha sumado en diversas ocasiones a limpiezas organizadas tanto en zonas de litoral como en las que cada año organiza el Ayuntamiento siguiendo el curso del río Té. Hace un par de años, incluso adecentó una especie de playa privada conocida como A Posta: «Alí temos o noso recuncho a miña dona e máis eu, e no verán xuntámonos un grupo de amigos. Hai unha sombra moi fermosa e ofrece unha panorámica completa de Rianxo. Límpoa cada ano, cando empeza o bo tempo».

En una de esas jornadas de trabajo incluso tuvo ocasión de salvarle la vida a un vecino: «Pretendía suicidarse e eu calmeino ata que chegou a policía. Nas praias atopas de todo».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Tags
Comentarios

El rianxeiro que lidia una batalla contra la presencia de plásticos en la costa