Tanxil daba la bienvenida a la Guadalupe creada por Asorey

La imagen se mantuvo en su pedestal hasta el 2005


Ribeira

Con la asistencia del propio Asorey y la bendición del entonces canónigo de la catedral de Santiago, en 1932 se inauguraba en Tanxil la imagen de la Virgen de Guadalupe realizada por el célebre escultor. La estatua, colocada en un acantilado desde el que dominaba la ría de Arousa, fue un encargo de Ángel Baltar, quien, según relataba una crónica publicada tal día como hoy hace 87 años por La Voz de Galicia, quiso que «la dulce imagen de la Virgen patrona de la villa se alzase como orientación consoladora para las gentes de mar».

Allí se mantuvo, sobre un mirador privilegiado, hasta que en el 2005 los herederos de Baltar decidieron retirarla ante el peligro que corría por los constantes derrumbes que se producían en la zona. Aunque se realizaron obras para contener los desprendimientos, la imagen labrada en piedra por Asorey nunca volvió a su lugar, y desde el 2012 los rianxeiros veneran una nueva imagen de la Guadalupe. Esta es de bronce y está en el muro de Quenxo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Tanxil daba la bienvenida a la Guadalupe creada por Asorey