Medio Rural da por extinguido el gran incendio de Rianxo

Las últimas estimaciones cifran en 1.162 las hectáreas quemadas


Ribeira / La Voz

Este mediodía, la Consellería de Medio Rural daba por extinguido el incendio que arrasó cientos de hectáreas en los municipios de Dodro y Rianxo 64 horas después de que se declarase. Desde ayer la situación era tranquila, pero patrullas y brigadas seguían hoy recorriendo el perímetro para asegurarse de que no se registraban reproducciones.

Todavía no hay una cifra definitiva, pero las últimas estimaciones sobre la superficie afectada por el fuego sitúa en 1.162 las hectáreas de monte calcinadas, 1.092 de arbolado y las 70 restantes de raso. La mayor parte del suelo quemado se sitúa en el término rianxeiro, donde las llamas pusieron en peligro un buen número de viviendas.

En cuanto a los medios desplegados para la extinción del incendio, el recuento definitivo de Medio Rural señala que participaron en el operativo dos técnicos, 47 agentes forestales, 46 brigadas, 31 motobombas, cinco palas, siete helicópteros, cinco aviones y efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME). Contaron además con la colaboración de agrupaciones de Protección Civil, Policía Local, GES, Guardia Civil y Policía Autonómica.

Naturgy descarta que el fuego se originase en el tendido eléctrico

Aunque inicialmente se barajaba que una chispa del tendido eléctrico había causado el fuego de Rianxo, la suministradora Naturgy lo negó ayer. Desde la compañía aseguraron que una investigación realizada por un perito independiente concluyó que la torre eléctrica no fue la causa del incendio y descarta el origen en la línea eléctrica, que sí se vio afectada por el fuego. Debido a las condiciones meteorológicas existentes, la topografía del terreno, en función de la geometría que deja el fuego y su rápida evolución a favor del viento, se descarta el origen en la línea eléctrica, asegura la empresa.

40 horas para controlar el incendio

La frenética actividad que desde la tarde del lunes se vivió en los municipios de Dodro y de Rianxo a causa del mayor fuego forestal registrado en Galicia en el último año y medio dio paso ayer a una situación de alerta, pero de mucha más tranquilidad. Costó, sobre todo a causa del fuerte viento y de sus constantes cambios de dirección, pero los equipos de extinción lograron estabilizar un incendio que dieron por controlado después de 40 horas largas de trabajo.

El propio alcalde de Rianxo, Adolfo Muíños, calificaba de «excepcional» el despliegue realizado ante las dificultades que favorecieron la propagación de las llamas: «A terra estaba moi seca despois de días soprando o vento do nordés e resultaba difícil atallar o lume».

Aunque ayer la situación era mucho más tranquila y se desactivó la situación 2 de emergencia, decretada el martes por la proximidad del fuego a las viviendas, los equipos de extinción seguían sobre el terreno vigilantes y regando para evitar posibles reproducciones. Los helicópteros sobrevolaron el largo perímetro del incendio, que rodea una superficie total todavía por determinar, pero que se sitúa entre las 850 y las 900 hectáreas, echando agua y realizando vuelos de reconocimiento.

Durante la mañana, en Brión se registró algún pequeño foco que fue atajado de inmediato por las brigadas, y en Vilas, Foxacos o Burés el terreno todavía humeaba. Mientras en el municipio rianxeiro enfriaban los puntos más calientes, en la zona cero del incendio, en Dodro, comenzaba la investigación. Tanto la Guardia Civil como el Seprona se desplazaron hasta la torre de alta tensión de la que pudo saltar la chispa que, supuestamente, inició el fuego en Bexo.

Varios focos en Ourense

La Consellería do Medio Rural afirma que en el incendio que afectó el martes y ayer a la parroquia de Santigoso, en O Barco de Valdeorras, y que quedó controlado cerca de las tres y media de la tarde, hubo una «clara intencionalidade», pues tuvo dos focos de inicio. Finalmente, se estimó que la superficie afectada fueron 121 hectáreas, once de monte arbolado y 110 de monte bajo. Hubo más fuegos ayer en la provincia de Ourense, como el de Chandrexa de Queixa, que quemó unas 70 hectáreas, todas de monte raso, según la consellería. Y el fuego que afectó al parque natural del Xurés, y que entró desde Portugal hacia Calvos de Randín, dañó siete hectáreas arboladas de la zona natural protegida. El resto de la superficie afectada se encontraba del lado portugués, matizó el departamento autonómico.

En la Cosa da Morte

También la Costa da Morte registró, entre la tarde y la noche de este martes, tres incendios forestales, presuntamente intencionados, de gran relevancia. Dos de ellos, en plena noche, por lo que los grupos de emergencias no pudieron emplear medios aéreos para su extinción. El más importante, porque ocurrió cerca de casas y negocios, fue el que se registró en A Cacharosa, Baio, en Zas. El fuerte viento del nordeste, un nexo común entre todos los fuegos, avivó las llamas, que llegaron a aproximarse de forma peligrosa a varias viviendas y negocios. La rápida intervención de los equipos de emergencias y de vecinos evitó que las llamas llegasen.

El segundo siniestro, presuntamente intencionado, ocurrió en Vimianzo, en el denominado Monte de Calo, justo enfrente de un pista que enlaza con la presa de Carantoña. Acudieron por parte de Medio Rural un agente y dos motobombas. Ardieron cinco hectáreas de monte, cuatro de raso y una de arbolado. Y el tercer fuego, el más relevante por la superficie quemada (15 hectáreas) tuvo lugar en Fisterra. Fue sobre las ocho de la tarde del martes en O Cabo da Nave. En Viascón (Cerdedo-Cotobade), otro incendio arrasó diez hectáreas.

Con información de Uxía López, M. X. Blanco, Maite Rodríguez y Toni Longueira.

«Hoxe respiramos, onte non se podía»

Marta Gómez

Vecinos de Rianxo reconocen haber estado angustiados durante el incendio

Amplio despliegue. Cuarenta brigadas forestales, 28 motobombas y una docena de medios aéreos fueron movilizados para participar en las tareas de extinción. Lograron controlar la situación ayer por la mañana.

 Capilla de San Pedro de Vilas. Además de varias viviendas, las llamas también cercaron la capilla de San Pedro de Vilas por los cuatro costados. Algunos vecinos creían que se había quemado, pero pudo protegerse.

Pequeñas reproducciones. Patrullas forestales y soldados de la Unidad Militar de Emergencias recorrieron el perímetro del incendio enfriando el terreno y sofocando pequeñas reproducciones, como en Brión.

Cientos de hectáreas. Pasará un tiempo hasta que se pueda determinar la superficie exacta del incendio, pero son cerca de un millar las hectáreas de terreno que ayer mostraban un aspecto desolador. El fuego dejó a su paso un rastro de tierra y árboles calcinados, tiñendo de negro un paisaje que debería lucir verde.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Medio Rural da por extinguido el gran incendio de Rianxo