La reserva de suelo para vivienda protegida se desplomó desde el 2014

Los municipios de Noia y Rianxo siguen liderando la demanda de estos inmuebles


Ribeira / la voz

Con el objetivo de garantizar que haya espacio suficiente en Galicia para levantar viviendas protegidas, el Instituto Galego da Vivenda e o Solo (IGVS) establece el porcentaje de terreno urbanizable que cada concello debe destinar a la construcción de inmuebles de este tipo. Esa reserva se fija anualmente y lo cierto es que en la comarca no ha dejado de menguar en los últimos años, y ayuntamientos como Rianxo han pasado de figurar a la cabeza de la comunidad autónoma en cuanto al espacio disponible para edificios sometidos a algún régimen de protección pública a ocupar una posición más que discreta en el ránking. En el conjunto del área barbanzana, el descenso es significativo y la superficie reservada se redujo en un tercio en apenas un lustro.

En los municipios de Barbanza -se excluyen Carnota, Lousame y Mazaricos porque tienen menos de 5.000 habitantes y están exentos de la obligación de reservar suelo- el porcentaje de superficie destinada a la construcción de vivienda protegida es, de media, del 0,68 %, frente al 1,05 % establecido hace cinco años, un 0,37 % menos que en el 2014. Este descenso se produce en todos los ayuntamientos, con la única excepción de Boiro, donde se ha pasado de una reserva de apenas el 0,52 % al 1,17 % de este año, un dato que coloca al término en el tercer puesto del ránking comarcal, que siguen liderando Noia (1,61 %) y Rianxo (1,35). De hecho, son los únicos concellos de la zona en los que se supera el 1 %.

El caso rianxeiro es especialmente significativo porque hace cinco años lideraba la reserva de suelo para inmuebles protegidos con un 4,31 %, una cifra que solo superaban las grandes ciudades de Galicia y los municipios de su entorno, y hoy se encuentra muy lejos del 5,74 % que el IGVS fija como porcentaje medio para el conjunto de la comunidad autónoma.

Menos solicitudes

Esto obedece fundamentalmente a la reducción de la demanda de vivienda con algún régimen de protección en la comarca, una circunstancia que está directamente relacionada con la falta de proyectos para erigir edificios de promoción pública, como reconoce el alcalde de Rianxo, Adolfo Muíños, que explica que, ante la falta de iniciativas de las Administraciones, la reserva de suelo se aplica en las de carácter privado: «Neste momento tampouco as hai, pero no caso de que haxa promocións privadas, debe terse en conta esa porcentaxe de reserva da edificabilidade para vivenda protexida».

El regidor rianxeiro apunta además otra cuestión que tiene que ver con la falta de oferta y demanda de inmuebles: «Os tempos e as políticas de vivenda están cambiando e agora dáse máis impulso aos domicilios de alugueiro en lugar da adquisición en propiedade». Lo cierto es que, efectivamente, en el listado de demandantes de pisos de protección, los domicilios en régimen de arrendamiento son los más demandados y constituyen el 73 % del total de solicitudes.

En cuanto a la situación en los demás municipios del área barbanzana, llama la atención el caso de Ribeira, que, a diferencia de lo que ocurre en las principales ciudades y localidades gallegas, no destaca por la elevada demanda de vivienda protegida, lo que se traduce en una reserva de suelo para este fin que no supera el 0,78 %. Por su parte, ni en Outes ni en Muros se dispone de superficie destinada a inmuebles promovidos por la Administración al no registrarse solicitudes para este tipo de domicilios.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La reserva de suelo para vivienda protegida se desplomó desde el 2014