La familia del alumno rianxeiro con diabetes recaba apoyos para que le asignen un cuidador

Considera necesario que se habilite una plaza en el colegio Castelao para personal de apoyo


El curso académico finalizará hoy, pero el conflicto existente en el colegio Castelao de Rianxo por el caso del alumno con diabetes de 5 años está lejos de acabarse. La situación ha dado un salto recientemente, porque la familia inició ayer una recogida de firmas para reclamar que se le asigne personal de apoyo a necesidades específicas, es decir, la plaza del cuidador que vienen solicitando desde el principio.

Lo cierto es que durante esta semana y la anterior se han producido acontecimientos significativos que recrudecieron el problema entre la dirección y el entorno más cercano del pequeño. En primer lugar, el pasado miércoles estaba programada una excursión con el alumnado a O Grove, que la Consellería de Educación acabó suspendiendo.

Fuentes de este organismo indicaron que «a Xefatura Territorial advertiulle ao centro que non podía deixar fóra dunha excursión a un neno por cuestións de saúde», por lo que «propúxoselle ao centro facer unha viaxe só de mañá» y «finalmente programaron unha saída para todo o día», de forma que el niño no tenía garantizado que se le inyectase la necesaria insulina. Finalmente la salida proyectada se anuló.

Por otra parte, la Asociación de Nenas e Nenos con Diabete de Galicia (Anedia) ha recibido confirmación para celebrar una reunión con responsables de Educación. Será la próxima semana, donde se expondrán todos los pormenores del caso del niño rianxeiro.

Bandera de la lucha

La presidenta de Anedia, Ana Pérez, explicó que «o que imos reclamar nesa reunión é o que solicitamos dende que existe a asociación: que alguén ten que asumir a atención de nenos con diabetes que non son autónomos». En este sentido, el conflicto existente en Rianxo se ha convertido ya en la bandera de una lucha que atraviesan distintas familias gallegas, día a día, en centros educativos, ya que el protocolo aprobado hace tres años no puede obligar a los docentes a inyectar insulina.

«A realidade demostrou que o protocolo é totalmente insuficiente, pero temos que dar as grazas a moitos profesores que asumiron estas tarefas incluso antes da existencia deste documento e despois con maior tranquilidade e seguridade», destacó Pérez, para aclarar que en este texto sí existen obligaciones, como la de garantizar que un niño no se pierda una salida por no poder ser atendido.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Tags
Comentarios

La familia del alumno rianxeiro con diabetes recaba apoyos para que le asignen un cuidador