Una familia denuncia que en el colegio Castelao desatienden a su hijo diabético

Ningún docente se ofreció voluntario para comprobar los niveles de glucosa y Educación ha dado aviso a Sanidade


ribeira / la voz

Una familia -que prefiere mantenerse en el anonimato para proteger la identidad de su pequeño- denuncia que su hijo diabético de 5 años está siendo desatendido en el colegio Castelao de Rianxo. Concretamente, se refiere a que ningún docente se ocupa de comprobar los índices de glucosa del niño, una de las cerca de ocho mediciones diarias que se deben realizar para controlar que no sufre un ataque de hiperglucemia o hipoglucemia.

Su madre destacó que incluso solicitaron que se concediese una plaza de un cuidador o profesional similar por considerarse «un alumno con necesidades específicas de apoio» -figura recogida en el artículo 32 del Decreto 229/2011-, petición que el departamento de orientación tumbó al analizar que «o alumno non presenta discapacidade nin un trastorno grave de conduta». Todo ello ha derivado en que la Consellería de Educación haya enviado una comunicación a la de Sanidade para pedir «que se activen os recursos que consideren necesarios para dar atención ao rapaz».

Periplo burocrático

El 7 de octubre del año pasado comenzaron los problemas para esta familia rianxeira, cuando le diagnosticaron al pequeño, que cumple su tercer curso en el Castelao, una diabetes tipo 1 que le obliga a la administración de insulina por inyección. Desde entonces han enviado cerca de una decena de escritos al colegio, Inspección Educativa, Educación y al Valedor do Pobo. Este último obliga a la consellería en una misiva, con fecha del viernes 27 de abril, a que se pronuncie sobre la situación del alumno. Precisamente, Educación respondió, con anterioridad a esta publicación, que ningún docente -el centro cuenta con más de 30- se ofreció voluntario para cubrir este rol y por eso avisaron, también previamente, a Sanidade.

Cuidador externo

«¿Sabes o que é mandar a un rapaz ao colexio e estar cinco horas rezando para que non lle pase nada?», indicó la madre del chiquillo, que ha tenido que contratar a un persona para que se ocupe de él en el colegio. La progenitora también señaló que no piden que los docentes inyecten la insulina al niño, solo que realicen los controles, y que se ofrecieron a firmar un documento eximiéndoles de responsabilidades.

Dicho análisis consiste en pasar un lector integrado en el móvil por la pulsera que el alumno lleva conectada a su cuerpo y ver en una app si los niveles requieren que coma algo o se tome alguna medida concreta. Este medio contactó con la dirección del Castelao para conocer su versión, pero se remitieron a la respuesta que aportase Educación.

El protocolo existente no se puede imponer a los profesores

Al tratarse de un caso excepcional, es normal que surjan dudas sobre a quién le compete hacerse cargo de un alumno diabético de tan corta edad. La clave está en que la Consellería de Educación cuenta con un protocolo específico, desarrollado junto a los expertos de la asociación Anedia.

¿El texto es obligatorio?

No, y ese ha sido el desencadenante de todo el problema que se está viviendo en el colegio Castelao. El protocolo tan solo indica que un docente ofrecido voluntariamente en el claustro se convertirá en el coordinador de un equipo destinado al control de estas tareas. Por ello, los profesores del Castelao están en su pleno derecho de negarse.

¿Cuál es el papel del coordinador?

El coordinador deberá controlar aspectos como los niveles de glucosa y la administración de la insulina si fuese el caso. También gestionará que el medicamento esté refrigerado (algo que sí se cumple en el Castelao) o la elaboración de un botiquín para una salida extraescolar.

¿Qué responsabilidad tiene el alumno?

El grado de responsabilidad se divide por edades. En el grupo del pequeño rianxeiro, este solo debe participar ayudado en el autocontrol, ya que no pueden realizar la medición sin supervisión hasta cumplidos los 8 años.

¿Qué es Alerta Escolar?

Para adherirse a este protocolo, los alumnos deben inscribirse necesariamente en el programa Alerta Escolar de la Xunta, que garantiza la respuesta sanitaria inmediata y coordinada en caso de emergencia. El niño rianxeiro está dado de alta, por eso Educación ha contactado con Sanidade.

Se trata del único caso registrado en un centro educativo de la comarca

La pobrense María José Rego, vicepresidenta de la Asociación de Nenas, Nenos e Xente Nova con Diabetes (Anedia) explicó que la presencia de niños diabéticos en centros educativos gallegos es frecuente y en todos los casos que conoce su colectivo «están debidamente atendidos». Rego precisó que los docentes de los colegios rianxeiros recibieron formación de una pediatra, durante un acto realizado en el auditorio a petición del Concello y a través de Anedia. «Solo es pasar un móvil por encima de la pulsera y leer, no tienen que pinchar y él aunque lo haga no sabe interpretar los niveles», destacó para adelantar que «habrá daños colaterales para el niño que se conocerán en el futuro». Además, Rego señaló que las direcciones suelen ser las que se involucran pidiendo formación como en los institutos Leliadoura y Porto do Son o colegios como Frións, Galaxia, Nebra, Salustiano Rey o Praia Xardín.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Una familia denuncia que en el colegio Castelao desatienden a su hijo diabético