La actividad de las bibliotecas se estanca

Los préstamos y los nuevos usuarios en los centros de lectura municipales apenas crecieron durante el pasado año


Cada año, las bibliotecas municipales de las distintas localidades de la comarca suelen obtener números positivos en parámetros como la ampliación de los fondos bibliográficos y audiovisuales existentes, el volumen de préstamos efectuados o el de usuarios que se incorporan al registro total de carnés. No obstante, si se realiza un análisis global de la suma de estos datos, de ellos se desprende que la actividad de los centros de lectura no sufre grandes variaciones o avanza con lentitud.

Si se acude a una comparación entre los índices de finales del 2015 y los de finales del 2016, la mayoría de estos datos apenas han crecido en un millar, cuestión de relevancia para una población comarcal estimada que supera las 122.000 personas (según los datos más actuales del Instituto Galego de Estatística). Y es que en el período antes mencionado, el número general de préstamos solo subió en 1.291, mientras que el aumento de los títulos fue de 9.060 ejemplares.

El otro gran indicador recae en los usuarios a escala comarcal, que subió en 1.166 carnés, hasta alcanzar un total de 23.832. Es necesario destacar que estas cifras no se corresponden con los denominados usuarios activos, es decir, aquellos individuos que están inscritos en el servicio y hacen uso de el con frecuencia. Por lo que dentro de este apartado también se contabilizan personas que puede que lleven años sin efectuar un préstamo.

Análisis local

Al bucear en los datos desagregados a nivel municipal, aparecen una serie de particularidades que muestran un factor de heterogeneidad en las bibliotecas municipales de Barbanza. En otras palabras, puede que el volumen de población del concello o el de títulos con los que cuentan en cada una de las instalaciones nada tenga que ver con la actividad del centro de lectura en cuestión.

En ese sentido, destaca el caso de Ribeira, que posee el mayor fondo bibliográfico de la comarca -38.875 títulos-, pero en lo que a préstamos se refiere es superado por Muros o Porto do Son. Precisamente, en la biblioteca muradana se da una suerte de estabilidad, ya que sus usuarios no variaron de un año para otro -1.190 carnés-, pero siguen estando en torno a los ocho millares de préstamos, aunque en 2016 hayan bajado la cifra en 400.

También sería de esperar que las localidades con menor densidad de población contabilizaran el menor número de préstamos, pero hay un caso en el que no es así. Se trata de la biblioteca municipal outiense, que con 1.649 usuarios, dobla al total de los títulos prestados en su homóloga de Noia -4.740 usuarios-. Manteniendo el foco en las más pequeñas, resaltan los números obtenidos en Mazaricos, ya que con solo 216 carnés expedidos, en un año se realizaron 562 préstamos a domicilio, lo que equivaldría a que cada usuario habría utilizado al menos dos veces el servicio de lectura anualmente.

Mayor uso

Entre las bibliotecas con mayor tasa de utilización se erigen la de Rianxo y la de Boiro, con 6.103 y 6.320 préstamos registrados, respectivamente. Además, estas también coinciden con los centros de lectura que más usuarios poseen -3.741 el rianxeiro y 4.548 el boirense- solamente superada por la biblioteca de Noia.

Los centros de lectura impulsan iniciativas entre los más jóvenes para atraer gente

A pesar de que las cifras juegan en contra de las bibliotecas municipales de la comarca, estas han hecho los deberes y han ido incorporando, con el paso del tiempo, diversas iniciativas orientadas a fidelizar a sus usuarios más veteranos y a atraer a sus instalaciones a las generaciones de jóvenes. En general, la actividad estrella que mejor resultado está dando es la de introducir cuentacuentos periódicamente.

Por ejemplo, en Ribeira se ha apostado en gran medida por realizar ciclos de relatos para pequeños, algo que según informan desde esta biblioteca se ha traducido en un mayor aumento de títulos circunscritos a la narrativa infantil. También han detectado un pico de utilización, por parte del colectivo de los mayores, durante las mañanas.

Outes y Carnota

En el municipio de Outes no se han quedado atrás, y prueba de las buenas cifras con las que cuenta esta biblioteca podrían deberse a que disponen de sesiones de cuentacuentos abiertas al público, que realizan todos los martes de la semana.

El centro de lectura carnotano ha dispuesto un programa de dinamización -durante el curso escolar- para chicos de 3 a 8 años, denominado Venres lúdicos. Se trata de sesiones de dos horas, para dos grupos, en los que los pequeños leen un cuento y después realizan actividades sobre estos. Además, en verano acogen talleres literarios y actuaciones de magia en su proyecto Un verán de conto.

«Para nós constitúe un orgullo que se nos valore a nivel nacional»

Sofía Carou, bibliotecaria rianxeira

Sofía Carou é a responsable da biblioteca municipal de Rianxo, que leva xa tres anos consecutivos recibindo o premio nacional María Moliner. Este é un galardón que entrega o Ministerio de Cultura dende 1988 para destacar aos centros locais, de poboacións de menos de 50.000 habitantes, que impulsan os mellores proxectos e actividades para promover a lectura, tanto entre os mozos como noutros colectivos. A profesional abordou os factores que motivaron a consecución do premio.

-¿Que supón para vostedes recibir un premio a nivel nacional durante tres anos seguidos?

-Para nós é un orgullo que se nos valore a nivel nacional. Este ano entramos entre as cen mellores e iso implica recibir máis fondos a maiores, xa que o premio consiste en libros de literatura infantil, xuvenil e de adultos.

-¿A que cre que se deben as boas cifras rexistradas en Rianxo?

-Creo que as cifras en Rianxo responden ao traballo que se fai para a difusión, aos usuarios que son moi lectores e ás bibliotecas escolares. A biblioteca municipal de Rianxo colabora moitísimo coas dos centros educativos e iso axuda considerablemente.

-¿Cal é o papel das bibliotecas escolares nesa relación?

-Si elas teñen bos números e funcionan ben, nós tamén. Podemos falar da biblioteca do colexio Brea Segade, con prestixio a nivel galego, ou a do colexio Castelao que está adquirindo os premios das Letras Galegas coa súa difusión de carteis. Pero todas son especiais.

-¿Que actividades impulsan dende a biblioteca municipal?

-Visitas escolares, presentacións de libros, conta contos, recitais de poesía, teatro en pequeno formato ou exposicións. Sempre que se fan visitas guiadas temos novos usuarios ou actívanse outros que non a usaban. Iso quere dicir que se o teu neno quere ir á biblioteca porque acaba de descubrila, probablemente os pais xa foran socios e ao volver vena cambiada e máis atractiva para eles. Ollo, e tamén os avós.

-¿Notaron aumento no colectivo dos máis maiores?

-Antes os maiores pensaban que non tiñan sitio para eles. Iso está cambiando porque se decatan de que hai actividades como a da memoria local e o fondo musical de Rianxo, que lles permite lembrar o pasado, ou o poder pasar un rato cos seus netos.

-¿Nos últimos tempos, en que área identifica a evolución?

-O cambio produciuse cando entramos nas redes sociais e nos viu a xente que xa non era usuaria habitual. No momento en que lanzamos unha novidade en Facebook, xa están chamando ou mandando unha mensaxe privada para alugar. Tamén pasa o mesmo coas reservas de actividades, lembro que unha para nenos de 0 a 3 anos contaba con 25 prazas e esgotáronse en cuestión de minutos, tras subir a foto á Rede.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

La actividad de las bibliotecas se estanca