Guerra da Independencia: o plan do noiés Tomás José Romero de Meier

En 1810, dirixiuse ás altas instancias para aliviar as penurias que padecían os soldados españois

XESÚS SANTOS

Debido ás circunstancias polas que pasaba España en 1810, xa frustrado o intento dos franceses de apoderarse da nación, que esixían buscar novos plans, proxectos e propostas para contribuír ao ben xeral da poboación, moi deteriorado pola invasión, foron redactadas por personaxes singulares (incluso militares) diferentes ideas ao respecto, a cada cal máis dispar.

Un deses personaxes facía referencia, nun dos seus escritos, á urxente necesidade de buscar homes singulares para os empregos e comisións militares, homes «nacidos para el mando, y conocidos por sus talentos, patriotismo y carácter, y olvidar todo lo que es graduación y antigüedad...». Outro estaba por levar a cabo o bloqueo marítimo do porto de Barcelona (baixo o xugo tiránico do inimigo francés) e as costas inmediatas, dos barcos que intentasen introducir víveres ou municións. E outro dicía: «(...) el modo de preparar la victoria a nuestras Falanges consiste en remediar la relajación de las tropas para atraer el auxilio del Señor de los Ejércitos. Las bandadas de mujeres prostitutas que andan también en campaña causan a las veces más estragos que el Enemigo (...) deberían separarse de las tropas cuando estas tienen que combatir. La afeminación en el soldado lleva consigo la debilidad o cobardía...»

Houbo outra proposta, en xaneiro de 1810, que chamou a atención. A presentada por Tomás José Romero de Mier, de San Martiño do Obre-Noia (que chegou a casar, en 1835, coa sucesora da casa grande de Araño-Rianxo, Ramona Joaquina de la Vega y Calo, de Cespón, filla do capitán Juan de la Vega y Calo e María Luísa Caamaño).

En atención á miseria que padecían os soldados españois, e querendo servir á Patria, Romero de Mier, sacrificando o seu repouso e comodidade, dirixiuse ás altas instancias para proporcionarlles algúns medios «que juntos con los que tuvieren a bien determinar las sabias disposiciones de la Junta, le aliviaran al menos en mucha parte».

O plan

O seu plan era o seguinte: «Mandé hacer un petitorio al modo del de las benditas Ánimas, que representa a una venerable Matrona, vestida de luto, puesta de rodillas, las manos levantadas, mirando al cielo, llorosa, sobre una peana, en la que pongo la siguiente inscripción: La Madre Patria pide/a sus amantes hijos/la ayuden lo que puedan/en el presente aflicto».

Con este petitorio, «me derramaré por los pueblos y aldeas para juntar lo que me presente la caridad patriótica para las necesidades de nuestros ejércitos y para el bien de la Patria, sea dinero, espigas, lino, en fin cualquier cosa pues todo se vuelve dinero. Yo mismo fundaré en este pueblo, y en los inmediatos, de las personas de mayor conducta cristiana, una congregación de Hermandad de la Patria, vestidos todos a su cuenta de un mismo uniforme militar; cuyo instituto y ocupación será el mismo que el mío. Me entregarán todos los meses lo que se junte y yo lo haré llevar al Señor Gobernador de la provincia para que haga de estos caudales el uso que corresponda».

O resultado

Non dubidaba do bo resultado: «Las Madres y Padres que tengan hijos en el ejército presentarán gustosas lo que tengan. Muchos hombres no dan porque no se les pide, otros, si se les pide, dan gustosos un peso, y darán de mala gana una peseta por contribución; otros no darán un cuarto en dinero, pero darán, veinte o treinta en cosa que lo valga...».

Todas estas propostas, incluída a do noiés, quedaron esquecidas nos despachos. A aprobación e o beneplácito que suplicaba De Mier non tivo resposta, a pesar de que o seu plan era «en beneficio de la Patria».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Tags
Comentarios

Guerra da Independencia: o plan do noiés Tomás José Romero de Meier