Un colegio en venta por 3,8 millones se perfila como futura residencia de mayores en Porto do Son

Marta Gómez Regenjo
M. Gómez RIBEIRA / LA VOZ

PORTO DO SON

El edificio cuenta con cuatro plantas de entre 900 y mil metros cuadrados cada una.
El edificio cuenta con cuatro plantas de entre 900 y mil metros cuadrados cada una. MARCOS CREO

El Concello explora la posibilidad de hacerse con la propiedad sin descartar la iniciativa privada para crear el equipamiento asistencial

09 jun 2024 . Actualizado a las 05:00 h.

Lleva más de un lustro a la venta y es una de las propiedades inmobiliarias más cotizadas de la comarca. Los 3,8 millones de euros en los que se ha fijado el precio de venta lo convierten en un equipamiento no apto para cualquiera, y tampoco sus características facilitan la operación. Pero el enorme edificio con 1.000 metros cuadrados de planta y una parcela de 31.000 del antiguo colegio-hogar de A Tarela tiene muchas posibilidades a la hora de invertir en él, y de hecho en el tiempo que lleva en el mercado ha suscitado el interés de empresas de distintos ámbitos. Y no solo de capital privado, también el Concello de Porto do Son explora la posibilidad de hacerse con el recinto para convertirlo en una residencia de mayores.

El colegio, propiedad del Arzobispado de Ourense, cerró sus puertas en el 2007 y desde entonces ha acogido citas puntuales, pero no tiene una actividad regular. Sus características no han pasado desapercibidas para el gobierno sonense, que ve en el recinto un espacio idóneo para crear una residencia de mayores. El alcalde, Luis Oujo, explica que la idea está todavía en una fase muy inicial, pero reconoce contactos tanto con Política Social como con la institución religiosa para explorar la posibilidad de convertir el centro que en el pasado fue un hogar para chavales en un lugar de convivencia para mayores.

Calificación urbanística

El suelo en el que se encuentra el inmueble, en A Tarela, una zona alta con vistas y a escasos metros de la piscina municipal, está calificado en el planeamiento urbanístico como dotacional educativo, por lo que habría que hacer un modificación para que pudiera dársele el uso de residencia, una cuestión que para el regidor no entraña mayor dificultad.

Otra cosa es el precio de venta del colegio, 3,8 millones se antojan una cifra demasiado elevada para su adquisición por parte del Concello. Por eso Oujo no descarta otras opciones y levantar un nuevo edificio: «É un tema no que estamos traballando porque vemos que hai necesidade deste tipo de servizos».

Otra posibilidad es que la iniciativa privada promueva la construcción de la residencia y luego se establezca un concierto con la Administración para ofertar plazas públicas, y existe interés: «Xa veu algunha empresa buscando chan».

Este tipo de equipamientos necesitan una amplia superficie y una serie de características para implantarse, por eso la parcela del antiguo colegio de monjas se perfila como una buena alternativa por su proximidad al centro, las vistas al mar, el entorno natural que lo rodea y las instalaciones deportivas que tiene al lado.