María Pouso, la psicóloga de O Son que se enganchó a su propia terapia, el garabateo

m. x. blanco RIBEIRA / LA VOZ

PORTO DO SON

Tras ejercer como neurocientífica, ahora es madre, psicóloga familiar y artista

28 abr 2021 . Actualizado a las 13:03 h.

Practicar deporte, leer, escribir, pintar... son muchas las actividades a las que las personas recurren en momentos de bajón y en las que encuentran la forma de salir a flote. Las hay incluso que se acaban enganchando a esas tablas de salvación hasta convertirlas en parte imprescindible de sus vidas. A María Pouso (Porto do Son, 1978) le ocurrió con el dibujo, una terapia que ella misma, como psicóloga que es, se impuso para liberar tensiones y encontrarse a sí misma. Ahora se estrena como artista en la casa de cultura de Outes, donde ha montado su primera exposición de lo que ella denomina Jarabatiños.

Aunque no fue hasta hace pocos años cuando empezó a tomarse la pintura en serio, lo cierto es que esta sonense dibuja desde pequeña. Lo hacía, eso sí, a escondidas: «Dábame vergoña». En el 2018, con tres hijos reclamando espacio en casa, decidió deshacerse de sus láminas, pero su familia le hizo cambiar de idea. Y surgió entonces la María Pouso artista: «Empecei facéndolle debuxos aos meus fillos, para regalarllos aos amigos, e aí vicieime»

Admite que su fuerte son los retratos, sobre todo de aquellas personas que conoce: «Se alguén me fai unha encarga pídolle que me conte unha historia curiosa para inspirarme e tamén que me amose moitas fotografías». El resultado de sus trabajos, para los que apuesta por el uso de acuarelas, «porque a auga é libre», son retratos tipo caricaturas, dibujos llamativos y originales que no dejan indiferente a nadie.

A través del boca a boca y de un círculo de amistades que se fue haciendo mayor, ganó a sus primeros clientes, pero después María Pouso se alió con las nuevas tecnologías para dar a conocer sus obras. Instagram, Facebook y ahora también TikTok constituyen sus principales escaparates. Aunque sus trabajos son cada vez más demandados, ella no se plantea el dibujo como una salida laboral, sino como una terapia: «Ese tempo, ao rematar a xornada, facendo garabatos na miña mesa é o meu momento perfecto». 

Etapa de investigadora

El dibujo constituye una parte imprescindible de la nueva vida que emprendió esta vecina de Porto do Son, que actualmente reside en Brión. Lo compagina con el cuidado de sus tres hijos y, desde hace un año, con su trabajo como terapeuta familiar. Y es que María Pouso es psicóloga y, tras especializarse en neurociencia, trabajó como investigadora desde diversos frentes, entre los que destacan un proyecto relacionado con el alzhéimer, la unidad de ictus del Clínico o un estudio vinculado con la esquizofrenia en el hospital de Conxo.

Añora esa etapa como investigadora y reconoce que en el futuro le gustaría retomarla, pero reconoce que la conciliación laboral y familiar no es fácil en este campo. Sus hijos la llevaron a hacer un paréntesis en su trayectoria profesional, que el año pasado retomó como autónoma. A sus pacientes les receta, entre otras terapias diversas, la que a ella tanto le ayuda: «A quen lle vexo posibilidades claro que lle digo que se libere a través da arte, que escriba historias, que as conte, que as debuxe... é moi terapéutico, porque axuda a sacar fóra as preocupacións dun xeito distinto, a externalizar. Mesmo lle teño pedido a algún paciente que debuxe o problema ou que lle poña nome».

Reconoce que también en su caso, pintar y exponer forman parte de una terapia que le ayuda a afrontar los cambios que está experimentado su vida, entre los que figura su reciente divorcio: «Este ano decidín dicir a todo que si. Xa hai un tempo que me propuxeran amosar os meus traballos e non quixen, pero esta vez, cando mo expuxeron desde a casa de cultura de Outes, non o dubidei».

Que el público disfrute y se divierta viendo sus garabatos constituyen los únicos objetivos que persigue la sonense María Pouso cuando agarra el pincel: «Para min é un exercicio de autoestima e só busco que os meus debuxos gusten, que esperten alegría ou tenrura».

Exposición. María Pouso exhibe en la casa de cultura de A Serra una colección integrada por medio centenar de dibujos hechos con acuarela y tinta.

Horario. La muestra se puede visitar hasta el 30 de mayo. La sala abre de lunes a viernes, de 9.00 a 14.00 y de 16.00 a 20.00 horas. Los sábados está abierta de 11.00 a 13.00.