Hemeroteca: El juicio por un crimen machista mantenía en vilo a los vecinos de Porto do Son

Avelino Piñeiro mató a su amante al pensar que ella lo había envenenado con un café


El crimen había tenido lugar en febrero, pero la celebración del juicio, a estas alturas de 1970, propició que los vecinos de Porto do Son rememoraran un suceso que no dejó indiferente a nadie. Un hombre, de 47 años y residente en Goiáns, estaba acusado de haber acabado con la vida de una mujer, de 59 años y vecina del mismo lugar. Ambos estaban viudos, pero según el sumario, mantenían una relación sentimental desde hacía ocho años, cuando la mujer de él todavía vivía.

El día en el que ocurrieron los hechos que se juzgaban, el 16 de febrero de 1970, el asesino fue a casa de la víctima y ella le preparó un café. Ya de regreso en su vivienda, él empezó a sentirse indispuesto y se tomó una buena cantidad de aguardiente buscando así contrarrestar los efectos del presunto veneno que estaba convencido de que ella le había echado en el café.

Una vez recuperado, el hombre fue a casa de la amante y la golpeó repetidas veces en la cabeza con un palo. Ambos fueron trasladados a un centro sanitario de Noia, donde ella acabó falleciendo al día siguiente.

En el bolsillo del pantalón de él apareció una nota: «Esta es la venganza de mi mujer». Al parecer, el acusado atribuía la muerte de su esposa al disgusto por haberse enterado de la relación que mantenía con su vecina.

El juicio se celebró en la Audiencia de A Coruña y días después se conocía la sentencia: 13 años de reclusión menor y el pago de 180.000 pesetas a los herederos de la fallecida.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Hemeroteca: El juicio por un crimen machista mantenía en vilo a los vecinos de Porto do Son