Solo cuatro parroquias de la provincia son de alta actividad incendiaria

Una de ellas es la de Carballo, con pequeños focos habituales y muy localizados

Incendio en Bens y O Portiño
Incendio en Bens y O Portiño

A Coruña / LA Voz

Por extraño que parezca, hay gremios que prefieren veranos otoñales, meses de julio y agosto con temperaturas no muy altas y rociadas de vez en cuando (y a ser posible, por las noches), con ligeras lluvias que empapen el ambiente. Entre ellos se encuentran los responsables de Medio Rural, los equipos que velan por la protección de los bosques y montes en Galicia ante la constante y renovada anualmente amenaza de los incendios, tengan estos las causas que tengan. En la provincia de A Coruña, este verano ya se puede hablar de varios epicentros importantes como Arteixo, donde la zona de Suevos acumuló hasta cuatro incendios diferentes en menos de dos semanas (uno de ellos en las proximidades de Valcobo y el último ayer mismo, en el que los bomberos de Arteixo y de la Xunta, ayudados por un helicóptero, sofocaron un incendio forestal que se frenó a 25 metros de unas casas), y Porto do Son, con varias hectáreas calcinadas. Uno de los últimos fue en O Portiño, en las afueras de la ciudad de A Coruña.

En los últimos años la provincia de A Coruña es de las menos afectadas en los incendios estivales de los montes (por ejemplo, en el 2017 ardieron 2.255 hectáreas de un total de 62.000 en toda Galicia). Podría añadirse que el año pasado se rompió esa tendencia, ya que en A Coruña ardió el 40 % de lo quemado en toda Galicia. No obstante, el total en la comunidad no superó las 7.000 hectáreas.

Se ha actualizado la información relativa a las Parroquias de Alta Actividade Incendiaria (PAAI). El número se ha reducido este año en más de un 60 %, pasando de 71 del 2019 a 28 este año. En la provincia de A Coruña hay decretadas cuatro PAAI: Carballo (Carballo), Tállara (Lousame), Ribasieira (Porto do Son) y Ribeira (Ribeira).

 Labores de desinfección

Podría intuirse que la pandemia, el confinamiento de todos los sectores, ha dilatado las labores de prevención de limpieza y puesta a punto de los montes de cara a la calurosa temporada estival. Pero desde la Consellería de Medio Rural aseguran que, además de haber llegado a tiempo, sus equipos también en participado en labores totalmente ajenas a su función como es la de ayudar a desinfectar zonas con población sensible al coronavirus, especialmente en centros de salud, residencias de mayores y discapacitados en municipios de menos de 5.000 habitantes.

«Ata o pasado 13 de xullo leváronse a cabo labores relacionados coa creación e mellora de devasas e faixas auxiliares, coa mellora e mantemento de pistas no monte ou coa eliminación de residuos forestais», indican desde la Consellería de Medio Rural. «Incluso se supervisou o estado dos puntos de auga e fixéronse rozas mecanizadas e manuais».

También se ha puesto en marcha el Plan de pastoreo de Galicia, con el objetivo de fomentar la ordenación y puesta en valor de los pastos para un mejor aprovechamiento de los recursos naturales. En la provincia de A Coruña son tres los lugares elegidos para este fin, ubicados en los municipios de Porto do Son, Mañón y A Pobra do Caramiñal. «Estamos na primeira fase do plan, actuando xa en catro pasteiros propiedade de comunidade de Montes en Man Común de Baroña, nos lugares da Raña, Calvelle e Udres. Nunha segunda fase, procederanse a traballar nos pastizais de Mañón e A Pobra», explican fuentes de la Consellería de Medio Rural.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Solo cuatro parroquias de la provincia son de alta actividad incendiaria