Así será la fachada marítima de O Son

El frontal portuario de la localidad sonense se someterá en los próximos meses a una reforma integral que variará el eje de la carretera y creará dos nuevos miradores


Noia / La Voz

La cuenta atrás para la remodelación de la fachada marítima de Porto do Son ya ha comenzado, una actuación que cuenta con un presupuesto de 4,8 millones de euros y que ya está adjudicada. El proyecto estuvo a exposición pública en un amplísimo documento que permite vislumbrar la completa transformación que experimentará el frontal portuario de la localidad. Los cambios empiezan en el mismo acceso desde la AC-550 y acaban en el espigón del puerto, donde está proyectada la construcción de un nuevo edificio de usos náuticos.

Las novedades previstas afectarán a una superficie de 25.843 metros cuadrados e incluyen nuevos miradores, la ampliación del espacio peatonal, zonas arboladas y plazas de aparcamiento. Empezando por el enlace con la carretera comarcal AC-550, se construirá una glorieta para regular el tráfico, lo que obligará trasladar tanto el hórreo como el cruceiro que están en la zona a un nuevo emplazamiento. Esto permitirá ganar espacio para crear un nuevo mirador aprovechando el desnivel que hay con respecto a la fachada marítima.

El eje de la vía de acceso rodado, que actualmente está prácticamente pegada a las viviendas de la fachada marítima, se trasladará hacia la línea que definen las palmeras de la zona ajardinada, de manera que se ganará espacio para el tránsito peatonal y, además, se creará una plataforma única para vehículos y viandantes en la que el pavimento y el arbolado delimitarán los usos.

Pasarelas hacia el mar

Uno de los objetivos del proyecto es, además de humanizar y reordenar el espacio, integrar el espacio portuario con el casco urbano, y a ello contribuirá la prolongación de las calles del interior del núcleo hacia el mar. Como si se tratase de pasarelas, las pequeñas vías interiores tendrán continuidad hacia el borde marítimo -para definirlas se utilizarán adoquines de granito- y acabarán sobre la escollera mediante gradas, escaleras y pequeños balcones y miradores hacia el mar.

Entre los nuevos espacios que se crearán, se incluye una gran plaza y un área de estacionamiento arbolada en la explanada, así como el denominado Espazo Secadoiro, una estructura de madera similar a los antiguos secaderos de redes que podrá cubrirse para dar cabida a actividades como exposiciones. En cuanto al edificio del Club Náutico, se demolerá. En su lugar, pegado al espaldón del espigón, se levantará el nuevo inmueble de usos náuticos. En ese punto, se creará una plaza triangular volada sobre la escollera a modo de mirador.

Todo esto supondrá muchos meses de trabajo y, con el objetivo de minimizar el trastorno de las obras en plena época estival, el alcalde, Luis Oujo, se reunirá en las próximas semanas con los responsables del proyecto y propondrá que la actuación comience, precisamente, en esta zona.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Así será la fachada marítima de O Son